Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona recicla mejor su orgánica en los contenedores subterráneos

La reducción de la apertura para tirar la bolsa de basura incide directamente en una pérdida de toneladas recogidas, pero a su vez aumenta en la calidad

Jordi Cabré

Whatsapp
Una joven deposita una bolsa de orgánico en un contenedor subterráneo situado en L´Arrabassada. Foto: Pere Ferré

Una joven deposita una bolsa de orgánico en un contenedor subterráneo situado en L´Arrabassada. Foto: Pere Ferré

Tarragona empieza a cumplir con los parámetros de recogida de orgánica que una ciudad de sus características debe acometer. Con datos provisionales de todo 2015, la ciudad ha perdido número de toneladas recogidas, pero a su vez ha mejorado la calidad de la materia enviada a la planta de compostaje de Botarell.

Y ello ha sido posible por un factor instalado en las baterías de contenedores subterráneos de la ciudad. En 2014, el Ayuntamiento decidió copiar el modelo de boca de contenedor de otras ciudades y redujo el diámetro en los de orgánica y de envases de las baterías de depósitos subterráneos de la ciudad.

Los resultados evidenciaron desde el mismo 2014 una bajada importante de materia orgánica recogida: de las 2.530 toneladas netas recogidas en los contenedores subterráneos en 2013 a las poco más de 1.131 de este 2015, un 55% menos de basura.

Pero los datos también evidencian que en 2013 hubo más de mil toneladas (un 59% del total) de orgánica que se tuvieron que llevar a Sirusa para incinerar. Era basura con tal cantidad de impropios que era imposible su separación. La medida correctora en los subterráneos implicó que las toneladas inservibles bajaran considerablemente hasta 216 (14%) y 211 (15%) en 2014 y el año pasado respectivamente.

El descenso de cantidad recogida en estos tres ejercicios preocupa relativamente a la concejal responsable de Neteja Pública, Ivana Martínez: «Consideramos que es mejor tener menor cantidad de algunos residuos –como la orgánica– pero que sean de mayor calidad, sin impurezas», reconoce abiertamente. «Ello nos ha dado unos resultados de impropios que rondan el 15% y son un buen resultado partiendo de la base que venimos de unas cifras que superaban el 50% hace sólo tres años», concluye.

La medida aplicada a todos los contenedores subterráneos ha provocado en estos años un fuerte rechazo social por las dificultades de introducir la bolsa en los contenedores sin que ésta se rompa o que manche las manos. Y precisamente este rechazo ha desembocado a que muchos vecinos tiren la basura a otro contenedor –el de resta– si encuentran problemas para depositar la bolsa.

La concejal admite y entiende las críticas por la medida y asegura que los resultados justifican la decisión tomada hace ya tres años. La mejora de la calidad repercute en el coste de llevar la basura a Botarell –unos 62 euros si hay entre un 10 y un 20% de impropios y más de cien si se supera este porcentaje–.

¿Qué pasa con los aéreos?

La recogida de materia orgánica en los contenedores de superficie es superior en cuanto cantidad total respecto a las baterías de subterráneos.

Las cifras de los últimos tres ejercicios es muy similar, pero la cantidad de toneladas netas ha aumentado en porcentaje por lo que la recogida ha mejorado –ver cuadro anexo–, pero la propia edil admite que el número de impropios en los contenedores aéreos es mayor porque hay menor dificultad para tirar la bolsa. A pesar de ello, la idea del Ayuntamiento a corto plazo es mantener las dos tipologías y no aumentar las baterías subterráneas.

Políticas para 2016

El Ayuntamiento de Tarragona tiene previsto para este año varias acciones para fomentar la recogida de materia orgánica y aumentar la cantidad.

Actualmente hay una en marcha para los comercios y se está ultimando otra para los barrio s de la zona de Ponent y de la zona norte. Cabe recordad que la última gran campaña se realizó en el centro de la ciudad.

Paralelamente se incidirá en el programa de educación ambiental en las escuelas para concienciar a las nuevas generaciones.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También