Más de Tarragona

Tarragona Patrimonio

Tarragona saca a la luz la escalinata romana mejor conservada

La estructura es del siglo I, aunque no se descubrió hasta el año 1971, ya que había quedado escondida debajo de un vertedero

NÚRIA RIU

Whatsapp
El concejal Hermán Pinedo, junto al arquitecto Jordi Romera, antes de subir la escalera romana. FOTO:  PERE FERRÉ

El concejal Hermán Pinedo, junto al arquitecto Jordi Romera, antes de subir la escalera romana. FOTO: PERE FERRÉ

Tarragona suma un nuevo elemento patrimonial a la lista de espacios visitables. Se trata de las escaleras romanas de la Torre dels Advocats, una estructura del siglo I, que se ha mantenido en un estado de conservación excepcional, gracias a que durante muchos años estuvo enterrado y no fue descubierta hasta inicios de lo años setenta.

Esta gran caja de escaleras comunicaban el visorum del Circ con la plaza del Fòrum Provincial. Había unas en la Torre dels Advocats o otras en el Pretori, los dos extremos de esta gran plaza, que medía unos 375 metros de largo por 175 de ancho. Las del extremo más próximo al Passeig de Sant Antoni no se conservaron. Sí lo hicieron las del extremo oeste, a pesar de que durante más de quince siglos permanecieron escondidas.

En los siglos V y VI, el espacio quedó abandonado y la torre «se convirtió en un vertedero de escombrarías», según explicó el arqueólogo municipal, Joan Menchón. A partir del siglo XI, el recinto se convierte en el castillo del Bisbe de Vic, que lo eligió como sede episcopal. Más tarde fue granero y escuela náutica. No fue hasta el año 1971, cuando se hizo una actuación arqueológica para que el Col·legi d’Advocats pudiera establecer su sede, que se encontraron los escombros que habían quedado depositados. Había ánforas, cerámica e incluso restos de alimentos. Y, en medio de todo esto, «apareció esa escalera monumental en un perfecto estado de conservación», afirmó Menchón.

Durante muchos años la estructura permaneció escondida detrás de una pared de ladrillos y una puerta metálica. Ahora, el Ayuntamiento de Tarragona y Mutua Catalana –que ha invertido la cifra de 50.000 euros– han habilitado una puerta de cristal que permite su visualización desde la calle Ferrers. Durante la fase de excavaciones previa también apareció una gran losa de piedra, que estaba en el suelo y que ahora también ha quedado al descubierto.

Por el momento, los visitantes tendrán que conformarse en mirar la escalinata desde detrás del cristal. Posteriormente, con el proyecto de Porta Tarraco está previsto que se realicen obras en la Antigua Audiència y unas de las actuaciones previstas será la demolición de un muro de ladrillo interior, que permitirá que estas también puedan apreciarse desde el interior de las dependencias de la Plaça del Pallol. «Esa es la primera parte ya que la idea es seguir trabajando en este edificio», indicó el concejal de Patrimoni, Hermán Pinedo. Para una siguiente fase también se ha dejado la señalización, de forma que las personas que se asomen a las escaleras puedan comprender su significado.

Temas

Comentarios

Lea También