Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona se queda sin plazas de hotel durante el verano

El cierre del Imperial Tarraco, con sus 170 habitaciones, ha dejado la ciudad con sólo 413 en hoteles de cuatro estrellas

Àngel Juanpere

Whatsapp
El sector del mantenimiento celebró su encuentro en marzo en el Palau de Fires i Congressos de Tarragona Foto:dt

El sector del mantenimiento celebró su encuentro en marzo en el Palau de Fires i Congressos de Tarragona Foto:dt

El cierre temporal de puertas del Imperial Tarraco, un hotel de cuatro estrellas, ha dejado tocado el número de plazas hoteleras para congresos, cuyos organizadores buscan establecimientos de gama alta para los asistentes. Si ahora hubiera un congreso de unos mil participantes, seguramente no habría suficientes plazas en la ciudad y una parte de los congresistas tendría que ir a dormir fuera. Así lo asegura el presidente del Associació d’Hotelers de Tarragona, Xavier Jornet. Y ello en un año que casi se duplicarán los congresos respecto al 2016.

Para este 2017 hay confirmados nueve congresos en el Palau Firal, frente a los cinco del año pasado y a los cuatro de 2015, afirma la concejal Imma Rodríguez, responsable de Turisme del Ayuntamiento. «El incremento es importante. Son actividades que traen a mucha gente», subraya. Esta tendencia «en aumento» significa para la concejal que «Tarragona poco a poco se está posicionando como ciudad receptora de este tipo de turismo, lo que implica a la vez un signo de recuperación económica del tejido social».

El presidente de la Associació d’Hotelers de Tarragona, Xavier Jornet, reconoce que este año se está notando un incremento de la actividad congresual en los hoteles, «hay un cierto repunte», pero añade que hasta ahora «no se habían puesto las pilas. Teníamos un Ferrari –el Palau de Congressos– con un motor de 600».

En este sentido se muestra muy crítico con el trabajo previo, «hay más estructura de la Administración que no medios de promoción, un mal endémico de la Administración en general». Recalca que en el caso del Palau de Congresos «no se habían puesto todas las herramientas de promoción».

El hecho de que el Hotel Imperial Tarraco, con sus 170 habitaciones, esté cerrado por reformas provoca que en determinadas fechas del año las plazas hoteleras en la ciudad para acoger congresos sean muy justas

Pero este incremento de la actividad congresual puede comportar en estos momentos un problema de alojamiento. Los organizadores de estos eventos apuestas por los hoteles de cuatro estrellas y, en menor medida, en los de tres. Actualmente, en el casco urbano de Tarragona sólo quedan dos hoteles de cuarta categoría: el Ciutat de Tarragona, con 168 habitaciones, y el AC, con 115. Hay que añadir que en Torreforta está el Tarraco Park, con 124 habitaciones.

El hecho de que el Hotel Imperial Tarraco, con sus 170 habitaciones, esté cerrado por reformas provoca que en determinadas fechas del año las plazas hoteleras en la ciudad para acoger congresos sean muy justas, con eventos de más de mil congresistas. Ello podría provocar que algunos congresistas tuvieran que buscar alojamiento en alguna localidad cercana, reconoce Xavier Jornet. Sería la época en que estos establecimientos reciben más turistas, principalmente de mayo a septiembre. «Sin el Imperial Tarraco vamos cojos», reconoce.

Romper la estacionalidad

Ahora faltará por ver la evolución de las actividades del Palau de Congressos. Porque lo que tiene claro el sector es que no se puede abrir un hotel sólo pensando en los congresos, «porque estos representan un porcentaje muy bajo de la facturación, es sólo un complemento más», recalca Jornet. Añade que después de la repartura del Hotel Imperial Tarraco y la evolución de los eventos se tendrá que analizar si realmente hacen falta más hoteles de cuatro estrellas en la ciudad. El presidente de los hoteleros de Tarragona reconoce que principalmente los congresos pero también otros eventos ayudan a romper la estacionalidad vacacional.

Pero no sólo se están incrementando los congresos, sino también las otras actividades que se realizan en el Palau Firal i de Congressos de Tarragona –ver recuadro adjunto–, por donde el año pasado pasaron unas 88.000 personas, frente a las 82.715 del 2015, mientras que para este año se prevé que se acerquen a los 100.000 visitantes.

El Tarragona Convention Bureau acude a buscar certámenes congresuales de la mano del Palau de Congressos. «Vendemos el Palau y nos ofrecemos como una ciudad que facilita las cosas»,

Rodríguez destaca el papel de los congresos porque los asistentes pernoctan de promedio dos o tres días en la ciudad. «Además , cada persona se suele gastar unos 200 euros al día», recalca. 

El Tarragona Convention Bureau acude a buscar certámenes congresuales de la mano del Palau de Congressos. «Vendemos el Palau y nos ofrecemos como una ciudad que facilita las cosas», comenta la concejal. Cuando el certamen está ya convocado «en el Tarragona Convention Bureau damos servicio para que puedan organizarse con los hoteles y los restaurantes».

Un mercado competitivo

Imma Rodríguez reconoce que actualmente el mercado para captar congresos «es muy competitivo». En el caso de Tarragona, los organizadores que apuestan por la ciudad «valoran también otras actividades que ofertamos, como la posibilidad de realizar un coctel en un espacio patrimonial. Son visitas muy especiales que se valoran mucho. En Tarragona es fácil poder hacer estos extras», señala la responsable de Turisme, quien no se olvida de que Tarragona cuenta con un clima ideal para que se puedan realizar actividades durante todo el año.

Sobre lo que valoran más los organizadores a la hora de escoger Tarragona, Rodríguez señala que el hecho de estar bien conectada, tanto a través del AVE como con los aeropuertos de Reus y Barcelona.

Sobre el futuro, la concejal señala que la línea de trabajo del Patronat de Turisme pasa por fomentar el turismo de negocio. En este sentido, el presidente de la Associació d’Hotelers de Tarragona asegura que es necesario «reestructurar la parte del palau de Congressos dotándolo de más medios de comercialización». Y es que, según él, el tema de los congresos «ha quedado muchas veces como una asignatura pendiente, porque no se han invertido todos los esfuerzos».

Temas

Comentarios

Lea También