Más de Tarragona

Tarragona se sume en una cuarta ola más suave pero incierta por las variantes

La incidencia del virus se dobla en un mes y crecen los ingresos. La vacuna reducirá la letalidad pero preocupan las nuevas cepas: «En Primaria vemos más contagios de familias enteras» 

Raúl Cosano

Whatsapp
Un sanitario prepara una PCR en el reciente cribado masivo de Bonavista. Foto: Alfredo González

Un sanitario prepara una PCR en el reciente cribado masivo de Bonavista. Foto: Alfredo González

El incremento de positivos de los últimos días está sumiendo a Tarragona en una cuarta ola más suave que la tercera y con menos mortalidad por la incidencia de la vacuna pero con algunas incertidumbres a las que temer. El impacto próximo derivado de la mayor movilidad por la Semana Santa y, sobre todo, el papel de las variantes –la británica ya ocupa un 90% de los contagios– añaden inquietud, en la medida en que hay estudios que apuntan a que provoca una transmisión más fácil pero también cuadros más graves que pueden afectar a perfiles más jóvenes por no estar vacunados.  

La evolución de los datos epidemiológicos apunta ya a esta siguiente oleada: los casos semanales se han duplicado en un mes en la provincia (de 262 a 610) y, en ese mismo tiempo, también se ha doblado la incidencia acumulada a 14 días. A principios de marzo eran 79 casos por cada 100.000 y ahora es de 141. La Rt o velocidad de reproducción del virus y el riesgo de rebrote transitan también por una escalada, al tiempo en que también crece la presión hospitalaria, aunque de manera incipiente. «Notamos ya en el hospital un ligero incremento de Covid, además de que nos llegan muchas patologías de otro tipo que, de alguna manera, se habían ido aplazando», cuenta Tani Francesch, médico especialista en geriatría y curas paliativas en el Hospital Joan XXIII. 

«Nos llegan contagios nuevos pero no con la intensidad de otras olas de la pandemia», explica Jordi Daniel, médico de familia en el CAP Salou

Los sanitarios se mantienen a la expectativa frente a una deriva que puede distar mucho de lo que ocurrió en enero, con las UCI tarraconenses desbordadas como nunca en la pandemia y una mortalidad disparada casi en los niveles de la primera ola. Aun así, la situación preocupa por lo que pueda venir. «Parece ser que la ola será más suave, pero también puede ser que afecte a gente más joven y de manera más grave. No veremos un volumen tan grande de enfermos pero sí que habrá casos graves. Parece que la variante británica no solo es más contagiosa sino que afecta más», cuenta Francesch. Familias enteras contagiadas y personas de media algo más jóvenes forman parte de este nuevo escenario que llega cuando se ha superado el año de pandemia y cuando la inmunización permite ver la luz al final del túnel. «Ahora vemos en los hospitales a pacientes más jóvenes, de entre 40 y 55 años, y antes quizás la franja más habitual era de 65 en adelante», cuenta Francesch. En ello también tendrá que ver la protección que están procurando las vacunas, cuya administración se va extendiendo entre aquellos segmentos más susceptibles en caso de contagiarse con el SARS-CoV-2. 

Incremento «discreto» de casos
Antes de que se perciba un empeoramiento hospitalario, la situación se suele complicar previamente en la Primaria, el primer eslabón de la cadena sanitaria que detecta las olas. «Estamos ahora ante un incremento discreto de casos. Nos llegan contagios nuevos pero no con la intensidad que habíamos visto en otras olas», reconoce Jordi Daniel, médico en el CAP Salou, un centro esmerado ahora en la inmunización. «Recibimos muchas consultas y preguntas sobre la vacuna y no nos cansamos de insistir en la importancia de ponérsela», añade Daniel, que apunta a otra de esas novedades que puede generar la oleada en ciernes: «En ese incremento de los positivos diagnosticamos a veces a familias enteras, a casos más de grupo, y es algo que no sucedía tanto antes, al menos desde nuestro punto de vista, de los casos que nos llegan. Quizás tenga que ver con que la variante británica sea más contagiosa». 

El impacto de la mutación B.1.1.7 tiene en vilo a los médicos por los efectos que pueda generar en la presión hospitalaria. Los científicos responsables del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universitat Politècnica (BIOCOM-SC), que monitorizan al detalle la evolución del virus, llevan días apuntando que «la nueva variante causa más hospitalizaciones por cada caso», lo que apunta a una mayor gravedad y no solo al aumento de la transmisibilidad que se constató desde el principio. La cepa inglesa ya proliferaba en la tercera ola, entre enero y febrero, pero no de la manera generalizada en que lo hace ahora. 

«Hay pacientes más jóvenes ingresados, de entre 40 y 55 años. Antes la franja más común era de 65», dice Tani Francesch, médico especialista en geriatría en Joan XXIII

Prácticamente todos los indicadores empeoran desde hace semanas, aunque están lejos de las complicaciones que se produjeron a finales de diciembre y principios de enero y que desencadenaron en la tercera ola. Ayer se sumaron seis nuevos hospitalizados en Tarragona. Hay 85 personas ingresadas por los efectos del SARS-CoV-2, 65 de ellas en el Camp de Tarragona y 20 en las Terres de l’Ebre. Las cifras han ido ascendiendo en los últimos días. 

Por regiones, el Camp de Tarragona está en una peor situación que las Terres de l’Ebre, algo que ha sido habitual durante los momentos clave de la pandemia. En el Camp, de hecho, la tasa de positividad es del 7,4%, lo que quiere decir que no se están controlando las cadenas de contagio. Para que así sea, esa ratio debe ser inferior al 5%, según la OMS, lo que quiere decir que de cada 100 pruebas de diagnóstico se halla, como máximo, a cinco positivos. Tanto el riesgo de rebrote como la incidencia acumulada son mayores en el Camp que en las comarcas ebrenses. Ayer no se notificaron fallecidos. 

La situación, pues, es inestable y los sanitarios siguen expectantes. Tanto el número de hospitalizados como los índices de la epidemia son ahora bastante peores que los que había en septiembre, antes de que se desatara la segunda ola, en el otoño pasado. 

Temas

Comentarios

Lea También