Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona suspende la actividad política hasta el jueves

ERC y En Comú Podem acuerdan la medida como protesta de la sentencia del Procés y sólo se hará una excepción este martes para designar las mesas electorales del día 10 de noviembre

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Mauri

FOTO: Mauri

Xavier Puig, portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tarragona, ha leído esta tarde de lunes un comunicado explicando el posicionamiento de ERC y En Comú Podem tras conocerse esta mañana la sentencia del Procés. 

En resumen, el gobierno local cancela la actividad política hasta el jueves y sólo se hará una excepción mañana martes, 15 de octubre, para designar a los miembros de las mesas electorales de los comicios nacionales del 10 de noviembre.

En la imagen faltaba el alcalde Pau Ricomà, de viaje personal a Venecia y cuya vuelta a Tarragona se espera para esta noche. el viaje del alcalde dependerá de el funcionamiento del Prat, puesto que vuelve en avión desde la ciudad italiana.

El comunicado

"La sentencia del juicio contra el proceso se ha hecho pública. Los presos y las presas políticas han sido condenados por sedición y malversación, con penas de prisión muy severas, después de un juicio que no ha tenido en cuenta los hechos, sino sobre todo las ideas de los encausados, y que se asemeja mucho a una revancha política. En estas circunstancias es oportuno recordar que permitir que se pueda votar en democracia tendría que constituir una normalidad, no una ilegalidad.

Esta sentencia pone en entredicho la continuidad del estado de derecho en España. A partir de ahora, determinados actos en defensa de unas ideas, determinados actos de protesta o determinados actos de ejercicio de las libertades de expresión, reunión, participación o manifestación, pueden ser interpretados y juzgados como una acción sediciosa.

Exigimos la liberación de los presos y presas políticas, el retorno de los exiliados y exiliadas y la suspensión de las causas que, por motivos políticos, afecten centenares de personas. Y lo hacemos como gobierno demócrata y comprometido con los derechos humanos y las libertades que somos.

Exigimos también que el gobierno del Estado respete la legitimidad de las personas escogidas democráticamente a las diferentes instituciones catalanas y europeas, desde el Parlamento a cada uno de los ayuntamientos, así como las decisiones y acuerdos que se deriven.

Las personas condenadas lo son para defender, como tantos de nosotros, políticamente y pacífica, un referéndum, que en ningún caso tendría que ser motivo de encarcelamiento. Se condenan mujeres y hombres de bien y, con ellos, los ideales democráticos y pacíficos que comparten buena parte del país.

Condenamos firmemente la prisión de nuestros compañeras y compañeros, líderes de entidades civiles y representantes democráticos de muchas y muchos catalanes. Los conflictos políticos solo se pueden resolver con diálogo y con más política.

Hay que volver al ámbito de la política aquello que ha sido librado al ámbito judicial. Cómo se puede evitar la cronificación del conflicto entre Catalunya y España? Cómo se podrá gobernar España, teniendo en contra una mayoría de los catalanes y catalanas? Y decimos mayoría porque no nos referimos solo a los partidarios de la independencia, sino a esta mayoría social democrática que está en contra del encarcelamiento y del exilio, que posa los valores republicanos por ante los de la monarquía y que está a favor de una consulta de autodeterminación como fórmula para desencallar el conflicto. La política no se puede resolver judicialmente ni policial. La política y la democracia son la solución, no el problema.

En estas horas difíciles tenemos que coger la bandera de la democracia y de las libertades, tenemos que extender la mano y tenemos que estar abiertos a dialogar serenamente con todo el mundo. Por eso, desde el gobierno del Ayuntamiento hemos suspendido la actividad institucional de los próximos días y celebraremos un pleno extraordinario para tratar estos hechos tan graves que requieren respuesta urgente por parte de todas y todos los representantes públicos.

Somos conscientes que serán muchas las ciudadanas y ciudadanos de Tarragona que vivirán con tristeza y profunda indignación esta sentencia. Invitamos todas las tarraconenses y tarraconenses a participar en las movilizaciones públicas y pacíficas que se llevarán a cabo, durante los próximos días, pacíficamente y con serenidad. No nos dejamos arrastrar por la cultura del miedo o del odio que tanto ajena nos es como pueblo.

Para acabar, creemos firmemente en que la ignominia de la sentencia no solo afecta una gente, un pueblo o una ideología. Cómo decía Martin Luther King, “la injusticia en un lugar determinado acontece una amenaza por la justicia en todo el mundo”.

Temas

Comentarios

Lea También