Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona tumba el proyecto de una mezquita en SPiSP

La falta de una puerta que de directamente a la calle y no a una zona comunitaria es el principal argumento para denegar el centro de culto religioso de la calle Miquel Servet

ACN

Whatsapp
Imagen de una protesta celebrada el 9 de diciembre. FOTO: ACN

Imagen de una protesta celebrada el 9 de diciembre. FOTO: ACN

El Ayuntamiento de Tarragona tumba la propuesta de abrir una mezquita en el barrio de Sant Pere i Sant Pau. El consistorio argumenta que la iniciativa topa con la normativa urbanística vigente.

A partir de aquí, el próximo lunes, en un pleno extraordinario, se propondrá denegar la aprobación inicial del plan especial para la implantación de un nuevo centro de culto religioso, presentado por la Comunidad Islámica Assalam, ante los informes emitidos por los diferentes servicios municipales.

Se trata de un local de planta baja ubicado en la calle Miquel Servet número 16, que forma parte de las viviendas de la Cooperativa Tarraco. El local no dispone de acceso directo a la calle, motivo por el cual se denegará. La iniciativa, desde que se conoció, generó controversia e incluso manifestaciones a favor y en contra de la mezquita.

Los informes de los técnicos municipales de Urbanismo afirman que en el plan especial que presentaron los solicitantes para hacer un centro de culto religioso, “el local no dispone de un acceso independiente desde la vía pública, es decir, que se tendría que acceder a partir de unos espacios que son comunitarios del conjunto residencial y no serían privados y exclusivos del centro religioso”.

Fuentes municipales remarcan que el artículo 100bis del Pla de Ordenación Urbana Municipal (POUM) de Tarragona exige en los centros religiosos un acceso independiente desde el exterior, desde la vía pública donde toda la ciudadanía tiene acceso.

El POUM establece que para la implantación de nuevos usos religiosos se requiere la tramitación y la aprobación previa de un plan especial, que tendrá que cumplir con el que determinan las normas urbanísticas y la legislación sectorial en materia de centros de culto.

Temas

Comentarios

Lea También