Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona tuvo diez años caducado su plan municipal de acción por emergencia química

El Consistorio no actualizó entre 2009 y 2019 su operatividad en caso de activar el Plaseqcat

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de archivo del polígono químico sur, que el pasado martes sufrió la explosión en la fábrica de Iqoxe. FOTO: Archivo DT/AEQT

Imagen de archivo del polígono químico sur, que el pasado martes sufrió la explosión en la fábrica de Iqoxe. FOTO: Archivo DT/AEQT

El Ayuntamiento de Tarragona tuvo diez años caducado su Pla  d’Acció Municipal (PAM) para ejecutar el Pla d’Emergència Exterior del Sector Químic de Catalunya (Plaseqcat) en la ciudad, pese a que tenía la obligación legal de tenerlo actualizado debido a la proximidad y la producción de su industria. Según la información de la página web de la Direcció General de Protecció Civil, el consistorio tarraconense no renovó ante la Conselleria d’Interior la comunicación relativa al municipio entre 2009 y 2019 en caso de accidente químico. 

En la base de datos de la Generalitat de Catalunya se observa que la administración con sede en la Plaça de la Font homologó el PAM del Plaseqcat el 20 de abril de 2005 –bajo el mandato de Joan Miquel Nadal (CiU)– por un periodo de cuatro años. Pese a que inicialmente le tocaba poner al día el protocolo a mediados de 2009, lo cierto es que no lo hizo. Tanto es así que, después del cambio legislativo autonómico de 2014, ya incorporó directamente la información requerida al Duprocim (Plans de Protecció Civil Municipals). Este requisito se aprobó en el pleno municipal del 16 de noviembre de 2018 y entró en vigor el pasado 21 de marzo  –en la recta final de la alcaldía de Josep Fèlix Ballesteros (PSC)–, casi una década después de que caducara. El entonces alcalde y ahora concejal socialista en la oposición recuerda que «estamos hablando de planes menores de ámbito municipal, que son subsidiarios al Plaseqta», por lo que resalta que su no actualización no supuso ningún peligro para la población tarraconense. 

El documento define los responsables locales y  sus funciones en la activación del Plaseqcat

Alojamiento o alimentos

Según consta en el decreto 155/2014 de 25 de noviembre, el PAM «recoge la operatividad del municipio en caso de activación del Plaseqcat», por lo que es en este documento donde «se definen los responsables locales, sus funciones y las acciones que deben llevarse a cabo para transmitir la emergencia y actuar en consecuencia», se indica en el texto. Concretamente, el informe aprobado por los ayuntamientos debe «prever la estructura organizativa y los procesos para la intervención en emergencias para accidentes graves que afecten al término municipal», así como estipular «procesos de información y alerta a la población, realizando una especial atención a los elementos vulnerables posiblemente afectados». Asimismo, el PAM    –cuyo director es directamente el alcalde– debe tener al día «las necesidades en caso de acogida de población evacuada», como por ejemplo «el alojamiento, los alimentos o los servicios sociales», y «catalogar los medios y recursos específicos para la puesta en práctica de las acciones previstas»      

Críticas de ERC, Cs, JxTGN y CUP

La falta de este documento –junto a otros ocho como el Inuncat, el Transcat o el Sismicat– fue motivo de polémica durante el pasado mandato municipal, cuando ERC, Junts per Tarragona –entonces CiU– y la CUP lo denunciaron públicamente cada año entre 2016 y 2018. «Fuimos muy insistentes en la importancia de tener los planes actualizados. Como desgraciadamente se ha visto, Tarragona debe tomarse muy en serio la protección frente al riesgo», afirma el portavoz del equipo de gobierno, Xavier Puig (ERC). En mayo de 2016, cuando lo pusieron sobre la mesa por primera vez, el entonces concejal de Protecció Civil –José Luis Martín (PP)– afirmó que los documentos estaban elaborados «en un 80%». Pese a ello, el Saló de Plens no los aprobó hasta dos años y medio después. Este periódico no ha podido recoger ahora la opinión del edil conservador al respecto, como tampoco se ha mojado el grupo de En Comú Podem.  

En la misma línea de Puig se expresa Rubén Viñuales (Cs). «Esto demuestra que no somos conscientes del lugar en el que vivimos. Estamos sobre un polvorín y nos comportamos como si estuviéramos en un campo de amapolas», afirma el líder de la formación naranja.  

Cristina Guzmán (Junts per Tarragona) recuerda que «gracias a nuestras continuadas denuncias ante la desidia del anterior equipo de gobierno logramos que se elaborara el documento, que engloba todos los planes». 

Laia Estrada (CUP) denuncia que la década sin tener actualizados los planes municipales de seguridad pone de relieve que «se ha banalizado lo que significa vivir junto al segundo mayor complejo petroquímico de Europa». Las cupaires han pedido ahora que se convoque una reunión de la comisión municipal de Protecció Civil.  

Temas

Comentarios

Lea También