Más de Tarragona

Tecnología para el futuro

Intelligent Robotics and Computer Vision Group

Amalia Alonso

Whatsapp
Miembros del grupo, en su despacho de trabajo FOTO: PERE FERRÉ

Miembros del grupo, en su despacho de trabajo FOTO: PERE FERRÉ

Hace aproximadamente 20 años, un grupo de profesores de la Universitat Rovira i Virgili se unió para investigar sobre temas que afectasen a la sociedad. Así surgió el Intelligent Robotics and Computer Vision Group, con el objetivo de construir sistemas computacionales capaces de analizar la información que se encuentra en las imágenes.

A lo largo de estos años, la entidad ha desarrollado una docena de proyectos de gran envergadura y actualmente se encuentra en pleno proceso de investigación de cuatro iniciativas que relacionan la tecnología y la medicina. «Siempre tenemos que aspirar a mejorar la vida de las personas», asegura Domenec Puig, director de la Escola Tècnica de Superior d’Ingenyeria e investigador principal del grupo de investigación de robótica i visión inteligente de la URV. «El bienestar de la población puede mejorarse con las aportaciones tecnológicas», añade.

Hoy por hoy, entre profesores e investigadores de ingeniería informática, matemática y electrónica, una docena de miembros compone el IRCV. «Todos los recursos que obtiene la asociación se invierten en contratar personal en función de la gente que pueden pagar», explica Puig, ya que los grupos de investigación funcionan gracias a la autofinanciación. Aun así, la mayoría de componentes provienen del extranjero. «Curiosamente, todos los interesados proceden de países emergentes de Asia», dice. «Buscan una oportunidad en el mundo desarrollado», opina Puig.

Según el director, esto se debe a tres motivos. En primer lugar, los bajos salarios que se ofrecen a las personas que están cursando un doctorado en España en comparación con las condiciones de los contratos de investigación americanos o europeos. En segundo, la rapidez con la que los estudiantes encuentran trabajo a causa de la elevada demanda en comparación con la oferta. Por último, el poco reconocimiento profesional de los doctores. «No visualizan que aporte ningún valor añadido, ya que las empresas no distinguen entre ser ingeniero industrial o doctor», continúa.


Iniciativas sociales
Los proyectos del grupo de investigación parten de las propuestas que se presentan a las diferentes convocatorias para conseguir financiación. Estos llamamientos especifican unas líneas de actuación concretas y, a partir de ahí, el IRCV escoge aquellas especializaciones en las que puede aportar su granito de arena para resolver los problemas. «La mayoría de ellos tiene un carácter social, es un tema en el que todavía hay mucho que hacer y no paramos nunca», describe Puig.

Uno de los logros más importantes de la entidad desde su creación es haber conseguido el proyecto europeo llamado ‘GABLE: Gamification for Better LifE’. «Tan sólo el hecho de haberlo logrado ya es un éxito, se trataba de una convocatoria muy competitiva en la que tan sólo un 5% de las propuestas acaban siendo seleccionadas», recuerda el director. El estudio pretende crear juegos para personas con parálisis cerebral con la colaboración de distintos grupos provenientes de países diferentes, en concreto, Noruega, Reino Unido, Ucrania, Irlanda y el conjunto tarraconense.

El equipo también trabaja en el desarrollo de un sistema que permita ayudar a la diagnosis del cáncer de mama a partir del análisis de las imágenes, la invención de un coche que sea capaz de conducir solo a partir del análisis del entorno y la creación de robots que ayuden en la rehabilitación e interacción con personas discapacitadas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También