Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Temen un plan para liberar en TGN 2 millones de moscas transgénicas

Greenpeace denuncia que una empresa británica quiere llevar a cabo un experimento para erradicar la plaga de la mosca del olivo
Whatsapp
El hipotético estudio tendría por objetivo eliminar, mediante el apareamiento, la plaga de la mosca del olivo. Foto: Pere Ferré

El hipotético estudio tendría por objetivo eliminar, mediante el apareamiento, la plaga de la mosca del olivo. Foto: Pere Ferré

Esta semana, según denuncia la organización ecologista Greenpeace, se han conocido los planes de la empresa británica Oxitec de liberar cerca de la ciudad de Tarragona moscas del olivo modificadas genéticamente. Se trata de una manipulación que hace que las larvas hembras mueran dentro de la oliva.

La intención de la compañía sería, según la denuncia de la citada organización, liberar hasta 5.000 moscas transgénicas por semana durante un año, casi dos millones en total. Una amplia coalición de organizaciones ecologistas, científicas y agricultores de países mediterráneos como Francia, Grecia, Italia, Portugal y España exigen que se prohíba tal liberación de estos insectos «por los grandes riesgos que puede comportar tanto para la biodiversidad como para la producción aceitunera».

«La liberación de insectos modificados genéticamente al medio es un experimento peligroso que convertirá a España en un laboratorio al aire libre», ha alertado la doctora Janet Cotter, de la Unidad Científica de Greenpeace Internacional. «Los insectos no respetan las fronteras y la esterilidad nunca es efectiva al 100%. Se podrían escapar del área de experimentación y si, como en tantos otros ensayos, las cosas no funcionan según lo previsto, será imposible desmantelar el experimento», ha señalado.

«Además, cualquier tipo de control o retirada de estos insectos modificados genéticamente sería imposible, todavía más que con los cultivos transgénicos», ha concluido la doctora. Bien es cierto que todavía no está claro si las administraciones públicas competentes en el asunto han autorizado el experimento. En caso afirmativo, sería el primer caso de liberación de animales modificados genéticamente en toda la Unión Europea.

Las moscas ‘OX3097D-Bol olive fly’, nombre atribuido por la empresa Oxitec, están manipuladas con un ADN resultado de una mezcla de organismos marinos, bacterias, virus y otros insectos. La intención es que las moscas transgénicas macho se emparejen con las moscas hembra nativas y, por lo tanto, introduzcan sus genes modificados en la población existente. Así, se cree que la población nativa de mosca del olivo decrecerá, lo cual eliminaría, presuntamente, las pérdidas económicas en la producción de aceite que la citada plaga causa cada temporada. El ensayo duraría un año y ocuparía una área, cubierta con redes, de mil metros cuadrados. Aun así, si las moscas se escaparan podrían dispersarse sin ningún tipo de control, y ése es precisamente el temor de los opositores al estudio. La mosca del olivo es capaz de propagarse rápidamente en el entorno adecuado. Con el tiempo, su descendencia podría llegar a extenderse por toda la región mediterránea y por regiones habitadas por poblaciones nativas.

«España es el primer productor mundial de aceite de oliva ecológico, con una extensión de 170.000 hectáreas de cultivo», expone Víctor Gonzálvez, de la Sociedad Española para la Agricultura Ecológica. «Si por cualquier motivo esta oliva entrara en contacto con las nuevas larvas de mosca modificadas, los productores ecológicos podrían perder su certificación, y la confianza del consumidor en la producción ecológica se vería perjudicada», alerta.

Actualmente, el control de la mosca del olivo se lleva a cabo con insecticidas o mediante métodos biológicos como por ejemplo trampas, poda sostenible, prácticas de riego o insectos estériles irradiados. El impacto socioeconómico negativo de estos ensayos podría ser «inmenso», lamenta Greenpeace, que tiene el apoyo de una quincena de organizaciones de toda Europa, un tercio de las cuales son del Estado español.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También