Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Entrevista

«Tenemos que formar ciudadanos críticos»

Uno de los fundamentos de la escuela cooperativa es enseñar a los alumnos y alumnas a que piensen por si mism@s, asegura el director de escuela Enric Masià

Xavier Fernández

Whatsapp
Enric Masià es director de la Escola Elisabeth. Foto: Fabián Acidres

Enric Masià es director de la Escola Elisabeth. Foto: Fabián Acidres

¿En qué consiste una escuela cooperativa?

Tienen unos socios que deciden las cuestiones estructurales y funcionales de la escuela. En el caso de la cooperativa de padres y madres, son ellos y ellas los que aprueban los presupuestos.

¿Cómo se financian?

La mayoría de escuelas cooperativas son concertadas. La parte más importante la asume la Generalitat. El resto se financia a través de las cuotas cooperativas.

En la web de la Federació de Cooperatives d’Ensenyament enumeran un decálogo de principios, entre ellos, que se integra «en los valores de una sociedad catalana». ¿Cómo se plasma eso en la práctica?

Defendemos el modelo que surgió en los años 70 de una escuela laica, plural, con el catalán como lengua vehicular.

Aseguran tomar las decisiones de forma «democrática». ¿Cuál es su papel como director? ¿Manda mucho como director de la Escola Elisabeth de Salou?

El papel del director es pedagógico. De la parte de funcionamiento se encarga el Consell Rector de la cooperativa. 

Digamos que ejerce de jefe de estudios.
Justo.

Su finalidad es formar «ciudadanos críticos». ¿No es un poco peligroso, por decirlo así? Desafían al poder, sea el que sea.

Exacto. Sea el que sea. Entendemos ciudadanos críticos como ciudadanos con opinión propia. Es lo mejor que podemos enseñar a nuestros alumnos: conseguir que tengan una voz propia. 

Se habla ahora mucho de adoctrinamiento en las escuelas. 

La escuela siempre ha tenido la misión de formar ciudadanos críticos, pero la situación política actual quizá ha provocado que se vea de manera diferente. En ningún momento se pretende adoctrinar a los alumnos sino que han de ser críticos con cualquier situación. Los alumnos tienen que ser constructores de sus propias ideas. Tenemos que estar al margen de cuestiones políticas. 

Otro valor es la «honestidad». ¿Cree que se puede enseñar?

Sí, pero sobre todo se tiene que vivir. Hay que diseñar las actividades para que esa honestidad forme parte del día a día del alumno. Hay cosas que se aprenden viviéndolas. Pero es difícil viendo lo que pasa hoy en día.

Insisten en la innovación. ¿Se refiere a la tecnología?

Innovar también se refiere a cómo trabajar los valores, el de la honestidad que hablamos, el esfuerzo... A veces la enseñanza se queda obsoleta y hemos de crear situaciones nuevas en que los alumnos asuman retos e innoven. Trabajar la creatividad es clave.

¿Cómo se hace?
Trabajando la sensibilidad: las artes, la música, interpretar una pintura o un dibujo...

Comentarios

Lea También