Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

«Tengo ganas de ver cómo Pilarín Bayés ha dibujado mi cuento»

Claudia Fernández, del Vedruna Sagrat Cor, es una de las ganadoras del concurso de relatos que lleva el nombre de la reconocida ilustradora 

Norian Muñoz

Whatsapp
«Tengo ganas de ver cómo Pilarín Bayés ha dibujado mi cuento»

«Tengo ganas de ver cómo Pilarín Bayés ha dibujado mi cuento» PERE FERRE

Hablamos con Claudia Fernández justo antes de entrar en un examen de castellano, pero las prisas no le borran la sonrisa. Esta niña de 12 años, alumna del Col·legi Vedruna Sagrat Cor, es una de las ganadoras del Premi Pilarín Bayés de cuentos escritos por y para niños. Mañana acudirá a Sant Cugat a recogerlo.

Claudia es una de las cinco premiadas en la categoría de Cicle Superior (5º y 6º de primaria) del galardón, que convocan la Editorial Mediterrània y la Obra Social Sant Joan de Déu. Una de las peculiaridades es que la propia Bayés ilustra los cuentos ganadores que posteriormente se convierten en un libro.

Derechos de la infancia

Cada año el premio, que llega a su decimosexta edición, propone un tema; en esta oportunidad, el elegido era el de los derechos de la infancia. 

En el cuento de Claudia, que tituló Futura i jo, las protagonistas son dos niñas. La primera de ellas se ve obligada a separarse de su madre y sus hermanas cuando el padre muere y tiene que irse a trabajar a un fábrica. La segunda niña tiene muchos más medios y ayuda a la primera a salir adelante. Una vez ésta se ha recuperado, se dedica, a su vez, a colaborar con otras niñas para que salgan de la pobreza.

Claudia cuenta que le gusta leer y que la idea del relato se le ocurrió justo después de leer un libro sobre los derechos de los niños. Una de las primeras cosas en que pensó es en que estaría bien que las protagonistas fueran femeninas, «para variar un poco». También supo que querría incorporar una reflexión sobre lo afortunada que es al vivir en un mundo desarrollado. 
La niña dice que queda mucho tiempo para pensar qué hará en un futuro, «pero me gustaría ser juez o algo relacionado, me interesa mucho la justicia», señala.

Relata que le gusta escribir, pero comienza muchas historias que luego no sabe cómo acabar. «Por el camino me parece que no terminan de tener un buen argumento. Un día las juntaré todas, a ver qué sale», dice entre risas.

En este caso se trataba de un trabajo de clase que sus profesores decidieron enviar al concurso. Anna Bea, su tutora, cuenta que les pareció original la fórmula que usó Claudia para contarle la historia a su yo del futuro y les gustó el mensaje que invitaba a no rendirse. «Además tenía una redacción muy cuidada», apunta.

Claudia se enteró de que había ganado el premio en clase, donde recibió las felicitaciones de todos sus compañeros. Ahora, lo que realmente le hace ilusión es ver cómo Pilarín Bayés ha ilustrado su cuento «porque yo me lo imaginaba todo de una manera cuando lo escribía, pero me interesa ver cómo se lo imaginan los que lo leen, en especial ella».

También en Cambrils y Tortosa 

Además del de Claudia, otros dos cuentos de escuelas de la provincia han conseguido el galardón. Se trata de la clase de 4ºB de la Escola la Bòbila de Cambrils, que bajo el seudónimo de Els Aventurers, fue una de las ganadoras en la categoría Cicle Mitjà con su relato Somiant vam descobrir els drets dels infants. En la categoría de cicle superior también se premió al alumno Josep Gómez Limones, del Col·legi Sagrada Família de Tortosa, por su cuento Rim, la filla dels núvols

En el caso de Josep, los protagonistas son dos niños Rim, una niña saharaui que viene a un campamento de verano y Josep, un niño de aquí. La niña le cuenta lo difíciles que son sus condiciones de vida y él promete no olvidarla. La historia acaba cuando, ya adultos, ella se ha convertido en activista y él en un investigador y vuelven a trabajar juntos.

Comentarios

Lea También