Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Termina el año sin un cambio en la gestión del patrimonio de Tarragona

El Ayuntamiento reconoce que «va más lento de lo previsto» porque se está buscando un modelo en el que la administración pública no pierda el control de los espacios

Núria Riu

Whatsapp
La definición de un nuevo modelo de gestión debe afrontar aspectos como el acceso y el mantenimiento.

La definición de un nuevo modelo de gestión debe afrontar aspectos como el acceso y el mantenimiento.

Este 2017 es el año en el que debía entrar en funcionamiento el nuevo modelo de gestión de los monumentos de Tarragona. A falta de una semana para llegar a fin de año, habrá que esperar si el Ayuntamiento lo pone en la lista de propósitos para el próximo ejercicio.

Según reconoce al Diari la concejal de Patrimoni, Begoña Floria, «estamos avanzando más lento de lo que nos gustaría porque queremos hacer una cosa que no se ha hecho nunca». La administración local apuesta por una empresa privada que se haga cargo de la gestión de los recintos patrimoniales. Sin embargo, el Ayuntamiento no quiere perder el control sobre estos espacios. «La idea es externalizar algunos aspectos porque está claro que no podemos seguir con el modelo actual, pero sin apartar a la administración», describe Floria. 

La definición de este modelo mixto es una de las conclusiones que se obtuvo en el proceso participativo que se impulsó. Guías turísticos, arqueólogos y expertos en el ámbito de la gestión de patrimonio tomaron parte en esta fase previa a partir de la cual ahora se está redactando la propuesta. 

«Somos conscientes de que vamos tarde, pero no queremos hacerlo mal. Y ahora mismo se está afrontando la parte jurídico- técnica, que es la más compleja», argumenta la quinta teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tarragona.

Debe permitir abrir las casas Canals y Castellarnau más allá de los grupos

La definición de un nuevo modelo de gestión de los recintos monumentales es un aspecto que el gobierno de Josep Fèlix Ballesteros puso encima de la mesa de forma abierta a inicios de 2016. Dado que no podía incorporarse personal permanente propio, se ideó esta solución para que espacios como las casas Canals y Castellarnau no estén cerradas, salvo para los grupos de más de veinte personas. El debate que se abre cada verano sobre si abrirán los monumentos los lunes y la posibilidad de introducir cambios en las visitas son otros de los temas. Floria expuso en su momento que quería sacar este aspecto a concurso a finales de 2016 para que entrase en funcionamiento este ejercicio. Pero los plazos que inicialmente se había fijado no se han cumplido.

¿Público o privado?
Y es que el debate no es tan sencillo como inicialmente estaba previsto. La gestión de la plantilla y de las condiciones de trabajo del personal empleado del Ayuntamiento es un aspecto que la administración local apuntó desde el primer momento que se mantendría. Además, hay voces que se preguntan qué aportará la gestión privada respecto al modelo público. «A mí me sabe mal la privatización de los monumentos porque hasta hace unos años siempre había funcionado bien», apunta Xavier Mejuto, de la empresa de Turismo Cultural Itinere. 

Tras veinte años trabajando como guía en la ciudad, Mejuto apunta que «podrían aportarse soluciones concretas a problemas concretos». En este sentido, asegura que una de las principales dificultades es la rigidez con la que se encuentran. Es el caso de visitas que solicitan empresas o los organizadores de congresos, que se quedan a dormir en la ciudad, y a partir de las siete u ocho de la tarde quieren conocer Tarragona. «Hemos solicitado que nos abriesen, pagando una tarifa y el personal disponible, pero no hay forma. Tampoco para las casas Canals y Castellarnau. Hay grupos predispuestos a pagar, pero dicen que no hay personal y se pierden oportunidades», añade Mejuto.

"Lo óptimo sería tenerlo antes de junio", asegura Floria

Este cambio en el modelo también deberá apuntar qué pasa con el mantenimiento. Y al respecto incide la presidenta de la Reial Societat Arqueològica Tarraconense (RSAT), Pilar Alió. «La gestión no nos preocupa tanto como la conservación. Nos da igual si se externalizan o no, mientras la iniciativa sea conjunta. Tenemos constancia de que se está trabajando en esta línea», describe esta experta.

La concejal Begoña Floria mantiene que «es un tema que estamos trabajando a nivel interno» y que sigue adelante a pesar de que «no quiero dar más detalles para no facilitar información a empresas que puedan optar al concurso». En cuanto al calendario previsto, apunta que «lo óptimo sería antes de junio, pero atendidas todas las dificultades no me atrevo a decir nada más».

Temas

Comentarios

Lea También