«Todo continúa igual, nos sentimos abandonados»

Crónica. Dos años después del accidente de Iqoxe, Bonavista exige garantías de seguridad y que se aplique el Plaseqta

GERARD CAÑELLAS

Whatsapp
Imagen de Gutiérrez durante su parlamento ayer ante los vecinos. foto: ángel ullate

Imagen de Gutiérrez durante su parlamento ayer ante los vecinos. foto: ángel ullate

Nada ha cambiado. Es probablemente la frase que más hemos escuchado durante estos días previos al aniversario del accidente de Iqoxe. Ayer se cumplieron dos años de la explosión del reactor de la empresa del polígono petroquímico sur que causó la muerte de tres personas, dos trabajadores y un vecino de Torreforta, y que hirió a otras 8. Y aunque quizás es cierto que ha habido algunos avances, como la instalación de sensores de tóxicos, los vecinos creen que son insuficientes dada la gravedad de la situación y que además llegan tarde.

En este sentido, medio centenar de vecinos del barrio de Bonavista, incluidos los representantes políticos de los partidos municipales en la oposición, se concentraron ayer en la plaza de la Constitución del barrio de Ponent pare reivindicar que se aplique el Plaseqta de una vez por todas. «Todo continúa igual, no ha habido ningún cambio en dos años pese a las reuniones y comisiones que hemos hecho», lamentaba la presidenta de la asociación de vecinos, Loli Gutiérrez, que lamentaba que «nos seguimos sintiendo abandonados». Asimismo, la representante vecinal decía que «hace falta un plan de comunicación, necesitamos conocer con claridad los protocolos de seguridad para saber cómo actuar en caso de accidente y tener la garantía de que las industrias químicas de Tarragona son seguras, tanto para los ciudadanos como para los propios trabajadores». En esta línea, Gutiérrez planteaba que los asistentes a la protesta se imaginaran que pasaría si un domingo se repitiera un accidente como el de hace dos años: «No sabríamos qué hacer. Se deben hacer simulacros y formar a la población. Y exigimos que se aplique el Plaseqta ¡ya!».

Para formalizar esta reivindicación, desde la asociación de vecinos organizaron una recogida de firmas que, según Gutiérrez, llevaran al Parlament de Catalunya. Así, una vez terminada la concentración, varios vecinos se fueron acercando a la mesa que se había habilitado para reflejar su apoyo con su firma.

También estuvo presente en el acto Ángel Juárez, presidente de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona (CET). «Llevamos más de 30 años reivindicando medidas de seguridad en esta ciudad, desde que ETA puso la bomba en el rack de Enpetrol», recordó Juárez, que insistió que «el Plaseqta nunca ha funcionado del todo» y reiteró la necesidad de los simulacros y la formación a los vecinos sobre qué hacer en caso de accidente. Se acabó con un recuerdo a las víctimas.

Protestas flojas

Dejando de lado que ni para un tema de seguridad que afecta a toda la ciudadanía las entidades vecinales consiguen ponerse de acuerdo, por lo que hubo dos concentraciones diferentes con las mismas reivindicaciones, la suma de toda la gente que ayer fue a las protestas es desalentadora. Quién sabe si fue por el frío, por la covid-19 o por otros motivos, pero es triste que tan solo salieran ayer a la calle 250 personas de las 135.000 que viven en Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También