Más de Tarragona

«Tras Iqoxe seremos más exigentes con la química»

Entrevista al Delegat del Govern en el Camp de Tarragona, Òscar Peris (ERC)

Octavi Saumell

Whatsapp
El vallense Òscar Peris, el pasado miércoles por la mañana en su despacho de la calle Sant Francesc de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

El vallense Òscar Peris, el pasado miércoles por la mañana en su despacho de la calle Sant Francesc de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Ha pasado un año de la explosión de Iqoxe y los sindicatos y vecinos se quejan que todo sigue «igual o peor». ¿Es así?

Todas las opiniones son respetables y se entienden perfectamente los temores de todo el mundo. Hacemos esfuerzos con la formación, de hecho, esta semana se ha adjudicado un servicio a una empresa que trabajará vía scape rooms con las escuelas y los institutos.

¿Las escuelas están preparadas para otro episodio similar?

Sí. Se hace formación en los centros y con todos los targets de edad para llegar a todo el mundo y que se sepa cómo actuar en una situación de riesgo.

¿Si el accidente hubiera sido a las 10.40 horas y no a las 18.40 qué hubiera ocurrido?

Sea la franja que sea siempre hay unos pros y unos contras, como la temporalidad. Estamos preparados para dar respuesta a los ciudadanos.

Pese a la Covid, en 2020 no se hizo ningún simulacro de las sirenas del Plaseqta. ¿Por qué?

Es cierto, pero se hacen muchos simulacros de afectación exterior por parte de las empresas.

Pero con sirenas a toda la población, no. Y encima, el 14 de enero de 2020, no sonaron.

Es que con el protocolo del Plaseqcat no lo debían hacer. El retorno del Plaseqta es un éxito colectivo para el mundo local. Y con este plan ahora sonarían.

¿Está en vigor ya el Plaseqta?

Sí, claro. El acuerdo de Govern se firmó en marzo, justo antes del confinamiento.

¿Qué supone?

Es un plan nuevo, que se ha hecho en un tiempo récord. Su eje principal es el cambio de paradigma. Siempre que haya posibilidades de afectación exterior sonarán las sirenas.

¿La población sabe qué es lo que tiene que hacer si suenan?

Sí, creo que la ciudadanía es suficientemente madura e inteligente para saber que debe confinarse en casa o en un local. Los planes de riesgo químico llevan más de veinte años en vigor. Ahora, con la Covid, hemos aprendido que hay confinamiento local, comarcal, perimetral, total... Es como lo de mans, distància, mascareta. Pues si suenan las sirenas, toca confinarse o encerrarse donde estés, ya sea en casa, en el trabajo, en la escuela...

Pero una vez confinados falta recibir información...

Es clave informarse a través de los medios de comunicación, las redes sociales...

No todo el mundo tiene smartphones. Hay gente mayor, existe la brecha digital...

Completamente de acuerdo, me refería a la gran mayoría de la población. También está la radio y la televisión.

Aquella tarde la gente se conectó a las redes sociales y había mensajes contradictorios.

Todo siempre es mejorable, y el Plaseqta –que gestiona la emergencia pero no prevé el accidente– lo recoge.

¿Si hoy hubiera una explosión como la de Iqoxe, qué más cambiaría además de las sirenas?

Lo principal es que la dirección y la operativa serán desde aquí. La toma de decisiones será más rápida y ágil. Ahora, cuando haya una situación de riesgo, sonarán las sirenas preventivamente.

En 2010, el conseller Joan Saura (ICV) cambió el Plaseqta por el Plasqcat, y ahora lo recuperan. ¿Es reconocer un error?

Lo recentralizaron, pero me gusta mirar hacia adelante. Quien ha pedido su regreso ha sido la Delegació del Govern de ahora.

Sindicatos y vecinos dicen que no conocen el plan.

Hice llegar el plan a CCOO y UGT por si querían alegar. Hubo seis meses para hacer aportaciones, y ha habido mucha participación.

Entre 2020 y 2024 se preveían 7 millones en el plan, pero Interior no invirtió nada el año pasado.

Cada Departament tiene su parte de responsabilidad. Seguretat Industrial, por ejemplo, ha pasado de uno a tres inspectores tras el accidente de Iqoxe. El dinero está, estará y no se escatimará.

Estaba previsto instalar sensores perimetrales, pero la inversión sigue esperando.

El conseller Buch ya lo presentó. Una parte era para 2020, pero la situación de pandemia –sin que sirva como excusa– ha frenado un poco el calendario. En febrero presentaremos la calendarización y el despliegue de los equipos de prevención perimetral.

¿En el presupuesto de 2021 habrá partida para los sensores?

Sí. No estamos hablando de una cantidad hiperextraordinaria. Puede ser que esta inversión se haga en dos ó tres años, pero esto no resta que se pueda ir encargando el proyecto, sacar a licitación los equipos...

El dinero está garantizado para este año, pues.

Sí. En 2021 habrá detectores. Es un plan a cuatro años, que se hará por fases. Hay varios polígonos y la ejecución la decidirán los técnicos. No escatimaremos recursos. Por ejemplo, el SEM ha hecho una inversión de 7,5 millones de euros en personal, equipos...

El Parlament ha aprobado un paquete de medidas de seguridad que incorpora el uso de drones, sensores, control remoto o la bunkerización de las salas de control. ¿Es segura la Química?

Sí. La explosión de un reactor no había pasado nunca. Ha sorprendido a todo el mundo. Seremos más exigentes. El marco legal debe garantizar la seguridad de los trabajadores y de la ciudadanía.

¿Entonces, hasta ahora la legislación era laxa?

No. Se han hecho inspecciones, pero los accidentes pasan. El nivel de exigencia es muy elevado por parte de todo el mundo.

¿Pueden perderse inversiones si se endurecen los requisitos?

La seguridad siempre es una garantía para todos. No se entendería que alguien no venga porque velamos por la seguridad...

El Govern tramitó la nueva planta de Iqoxe, tras comprar Iqua e implantar una nueva tecnología, como un cambio «no sustancial». ¿Le sorprende?

Los informes técnicos se me escapan, pero nuestros técnicos garantizan el cumplimiento de la ley.

La jueza sospecha que en Iqoxe hubo un aumento de producción y un recorte de personal.

Nos quedamos al margen del sumario hasta que haya sentencia.

La comisión del Parlament recomienda que el Joan XXIII tenga una unidad específica de accidente químico. ¿La tendrá?

Tenemos un gran Departament de Salut. Ante cualquier eventualidad, el hospital estará a la altura.

Temas

Comentarios

Lea También