Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tras la huella del neandertal

Eudald Carbonell, miembro del IPHES, lidera las excavaciones en el yacimiento del Abric Romaní

Diari de Tarragona

Whatsapp
Interior de las excavaciones en el Abric Romaní, en una imagen de archivo.

Interior de las excavaciones en el Abric Romaní, en una imagen de archivo.

Este mes de agosto, desde el pasado día 7 y hasta el 31 se está desarrollando una nueva campaña de excavaciones arqueológicas en el yacimiento neandertal del Abric Romaní, unos trabajos que se pueden seguir de cerca ya que la cantera está abierta al público.

En esta 36 edición, los trabajos de excavación cuentan con la participación de 40 personas –una decena investigadores del IPHES– y se realizan bajo la dirección del arqueólogo Eudald Carbonell, actualmente catedrático de Prehistoria de la Universitat Rovira i Virgili (URV), miembro del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), sito en Tarragona y premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. 

El Abric Romaní es una cueva que se abre dentro del acantilado del Capelló, en Capellades. Se trata de un yacimiento arqueológico del paleolítico que desde el año 1983 se encuentra en proceso de excavación en varias campañas.

Este verano los arqueólogos se centrarán en iniciar un nuevo nivel de ocupación neandertal, de unos 60.000 años, con el objetivo de seguir profundizando en el conocimiento de los asentamientos neandertales y de cómo eran sus modelos de conducta.

La evolución de los trabajos se puede seguir este mes de agosto con unas visitas libres, todos los días en horario de 11h a 13h y de 17h a 19h

Durante todo el año el yacimiento ofrece talleres pedagógicos con el objetivo de dar a conocer el proceso evolutivo de los homínidos, explicar cómo eran y cómo vivían los grupos neandertales, conocer el medio natural de las ocupaciones, cómo es un proceso de excavación y de investigación arqueológica, y experimentar con técnicas prehistóricas.

Se trata de visitas familiares a un precio de 4 euros con reserva previa.

Durante las pasadas excavaciones se descubrieron más de 12.000 restos arqueológicos, entre fauna y herramientas de piedra, así como una treintena de hogares, en una extensión de 250 metros cuadrados. 

Los arqueólogos apuntaron en aquel momento que se habían excavado los restos de la ocupación de lo que fue probablemente una cabaña de las comunidades neandertales de hace 60.000 años. 

La excavación de este espacio doméstico bien conservado permitirá en esta edición y en los próximos años llevar a cabo estudios sobre la tecnología, la caza, la organización y la vida de estos grupos humanos.

Asimismo, muchas de las herramientas que se obtuvieron en la última excavación estaban relacionadas con las diversas tareas domésticas realizadas en la cabaña.

A partir de  las investigaciones que en la actualidad se están llevando a cabo se ha podido comprobar que los grupos neandertales que ocuparon este abrigo eran de cazadores-recolectores que establecían sus campamentos, unas veces como una ocupación de duración muy corta (vivaques y paradas de caza), y otras como campamento base desde el cual se organizarían las bandas de explotación del entorno. 

Por otra parte, los restos de fauna recuperados y que proceden de la actividad cinegética de estos grupos permiten constatar una mayor presencia de los herbívoros sobre los carnívoros.

Las especies más representadas son el caballo y el ciervo, seguidas de los grandes bóvidos, la cabra, el jabalí y el rinoceronte.
 

Temas

Comentarios

Lea También