Más de Tarragona

Tras los pasos de los Escipiones

Roda de Berà, Constantí y Altafulla conservan su pasado romano 

Celia Alonso

Whatsapp
El  Arc de Berà, declarado patrimonio  Humanidad. FOTO: Alba Mariné

El Arc de Berà, declarado patrimonio Humanidad. FOTO: Alba Mariné

El legado romano se expande más allá de Tarragona y es que la antigua Tarraco ocupaba también los actuales municipios de Altafulla, Constantí o Roda de Berà, entre otros. Precisamente muy cerca de Roda se encuentra el imponente Arc de Berà, un arco sencillo, construido con sillares, decorado con falsas pilastras acanaladas y coronadas por capiteles corintios, que sostienen el entablamento. Fue erigido a finales del siglo I a. C. por disposición testamentaria de L. Licinio Sura. 

En Altafulla encontramos la Vila de Els Munts, una villa romana construida en la época de Augusto. La zona fue reedificada en el siglo II y estuvo habitada hasta el siglo VII d.C. De este monumento destaca la extensión y riqueza de esta casa de campo, que conserva la parte residencial con un notable conjunto de mosaicos y pintura mural, así como un grandioso conjunto termal.

En Constantí se puede disfrutar del conjunto monumental de Centcelles, una construcción romana del siglo II-I a.C. Los restos que aún son visibles corresponden a un conjunto construido probablemente en el siglo IV entre el río Francolí y la vía que unía Tarraco con el interior. Además, también pueden verse mosaicos de temática cristiana. 

Temas

Comentarios

Lea También