Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Trànsit tiene cuatro cámaras móviles para incidentes y colas

Están instaladas en cuatro vehículos, que acuden a los puntos más conflictivos

Laura Fíguls

Whatsapp
Uno de los vehículos EMIV de que dispone Trànsit.  FOTO: laura fíguls

Uno de los vehículos EMIV de que dispone Trànsit. FOTO: laura fíguls

Podría confundirse con el vehículo de Google Maps por la cámara de alta definición que llevan instalada encima, pero los distingue el logotipo del Servei Català de Trànsit (SCT). Son los equipos móviles de información viaria, los EMIV, que circulan por las carreteras catalanas para captar posibles incidencias y retenciones, sobre todo los fines de semana. El SCT dispone de unas 500 cámaras fijas en la red viaria, pero necesita poder llegar a todos los kilómetros de cada carretera si es necesario. Y es aquí donde los cuatro EMIV asumen un papel fundamental.

«Los EMIV nos dan la visión en tiempo real sobre el funcionamiento del tráfico, las incidencias y las retenciones que se producen y nos ayudan también a reaccionar más rápido», destaca la subdirectora general de Gestió del Trànsit, Cristina Pou. «Llamo del EMIV-1. En la B-20, en el PK11, hay un vehículo averiado al final del carril de desalojo del inicio de las obras», comunica el conductor de uno de los cuatro equipos móviles de información vial.

«Avisamos ahora mismo la Guàrdia Urbana», le responde el jefe de sala del Centre d’Informació Vial de Catalunya (Civicat). Este centro que tiene como principales objetivos facilitar la movilidad; informar a los usuarios del estado del tráfico; gestionar los tramos conflictivos de la red y mejorar la seguridad vial. En la sala principal del Civicat abundan las pantallas, controladas las 24 horas los 365 días del año por sus técnicos. Para cumplir estas misiones, cuentan con, entre otras herramientas, paneles de mensaje variable, aparatos de conteo de vehículos y dispositivos de cámaras.

Tráfico utiliza los EMIV sobre todo los fines de semana, cuando la movilidad es más intensa en algunas carreteras, y los envían en aquellos puntos donde no tienen cámaras fijas o en tramos que suelen ser muy conflictivos. En verano, sobre todo circulan por carreteras de la Costa Brava, por ejemplo en Llagostera, Platja d’Aro o Santa Cristina d’Aro, y de la Costa Daurada, como la N-340, entre El Vendrell y Torredembarra. En invierno, una de las carreteras que más frecuentan es la C-16, que conecta el área metropolitana de Barcelona con el Berguedà. El objetivo es que desde el Civicat puedan tener imágenes en tiempo real de los tramos donde se suelen producir retenciones e incidencias para poder gestionar el tráfico.  «Los EMIV nos son muy útiles para reaccionar a situaciones conflictivas de manera rápida, pero también para trabajar de forma preventiva», subraya Pou.

El SCT también recurre a los EMIV para controlar las retenciones y afectaciones debido a obras en la carretera, especialmente en el área metropolitana de Barcelona en verano. Otra de las situaciones en que se utilizan estos equipos es en eventos multitudinarios que congregan muchos vehículos, como los grandes premios de F1 o motocicletas, en Montmeló. En estos casos, los EMIV se plantan en un punto y sirven como una cámara fija o bien circulan por la zona y funcionan, como es habitual, como un dispositivo móvil.

Temas

Comentarios

Lea También