Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Turismo enseña a los recepcionistas a vender Tarragona

Profesionales del sector participan en una sesión para mejorar la experiencia de los visitantes que llegan a la ciudad

Núria Riu

Whatsapp
Profesionales recepcionistas en un momento de la visita en el Claustre de la Catedral de Tarragona. Foto: Alba Mariné

Profesionales recepcionistas en un momento de la visita en el Claustre de la Catedral de Tarragona. Foto: Alba Mariné

¿Cuántas veces uno ha llegado a una ciudad y ha preguntado en la recepción del hotel qué puede hacer durante su estancia? Muy a menudo estos profesionales son el primer contacto con los recién llegados y los que, con sus consejos y recomendaciones, pueden ayudar a enriquecer la experiencia.

El Patronat de Turisme de Tarragona busca mejorar el nivel de conocimiento de la oferta turística para que estas personas puedan mejorar el servicio que prestan a los visitantes. Con este objetivo, unos 26 profesionales que trabajan en los campings, hoteles y apartamentos de la ciudad ayer se pasearon por Tarragona desde la otra perspectiva, es decir, la del turista.

Pudieron experimentar en primera persona cómo es la videoguía para conocer los secretos de la Catedral, subir al campanario para tener una de las panorámicas más completas de la ciudad o pasear por el Amfiteatre después de conocer cómo funciona la aplicación de realidad virtual Imageen. De hecho, una primera conclusión de la experiencia que tuvo lugar ayer es que hay un elevado desconocimiento de esta última herramienta. «La videoguía es impresionante, seguro que la voy a recomendar. Cuando lo has experimentado puedes aconsejar la visita de otra forma. En cambio lo de la app, la primera noticia. No tenía ni idea de que existía», decía Noelia Andreu. Sentada junto a otros cuatro compañeros de profesión después del tour, ninguno de estos sabía de su existencia.

Por su parte, Frederic Menchón, del hostal El Callejón, valoró que iniciativas como ésta permiten «conocer más lo que ve el visitante. Quizás hace años desde la última vez que había visitado los monumentos y te das cuenta de que se ha hecho una puesta al día considerable», argumentaba.

Excelencia en la calidad

La concejal de Turisme del Ayuntamiento de Tarragona, Inmaculada Rodríguez, destacó que, para buscar la excelencia en la calidad del servicio, es necesario «mejorar la formación, la información y el conocimiento». Por ello, desde el Patronat se ha programado un plan de formación anual, «con diferentes acciones para satisfacer diferentes déficits y retos planteados junto con el sector privado». Así lo ponía de manifiesto la edil popular, quien aseguró que, con estas sesiones, «quieren proporcionarse las herramientas necesarias para atender a un perfil de turista familiar y cultural, interesado en nuestro patrimonio, la gastronomía y la mediterraneidad».

Estos profesionales defienden que mejorar su preparación, mejorará también la estancia de estos visitantes. «Está claro que nos ayuda a venderlo mejor y que si pudiéramos hacerlo más a menudo o cono otras actividades estaríamos todos mejor preparados», decía Alex González.

El encuentro sirvió también para que muchos de estos profesionales pudieran intercambiar sus impresiones sobre los visitantes que llegan a la ciudad. «En general no saben qué hay en Tarragona, que sí, que hay algo romano, pero no acaban de tener una idea. En cambio después llegan al hotel y están impresionados», decía Noelia Andreu.

Más información

De hecho, uno de los déficits que apuntaron que tiene Tarragona desde el punto de vista turístico es la disponibilidad de información. «Nos faltan precios, horarios, actualización de las rutas que pueden hacerse, horarios de las visitas guiadas, entre otros», decía Laura Corbacho.

Y no tan solo en lo que se refiere a los espacios que acostumbran a visitar, sino también referente a la disponibilidad y los horarios del transporte público.

Del intercambio de impresiones que protagonizaron tras la sesión podría tomarse buena nota para mejorar la atención que la ciudad dispensa a los turistas. E incluso surgieron propuesta como la de instalar un punto de información turístico en la estación de tren. Andreu trabaja en el Hotel Catalunya Express, en la calle General Contreras. «Somos el punto de información», decía.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También