Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un año de cárcel por abusar sexualmente de una mujer ciega en el portal de su piso

Cuando la víctima se refugió en el ascensor, él la siguió

Àngel Juanpere

Whatsapp
Un año de cárcel por abusar sexualmente de una mujer ciega en el portal de su piso

Un año de cárcel por abusar sexualmente de una mujer ciega en el portal de su piso

Primero entabló relación con la víctima –que es prácticamente ciega– y después la siguió hasta su portal, donde la agredió sexualmente. Cuando ella intentó huir por el ascensor, él la siguió y continuó realizando prácticas sexuales con ella. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha condenado a Raúl R.M. a un año de prisión por un delito de agresión sexual, con la atenuante de dilaciones indebidas. Asimismo, durante dos años no podrá acercarse a menos de 50 metros de la víctima ni comunicarse con ella por cualquier medio.

Los hechos ahora juzgados se remontan a la medianoche de un día indeterminado de mediados de 2013. La víctima se había sentado en un banco de una calle, el acusado se puso a su lado e inició una conversación con ella, indicándole que sabía que regentaba un quiosco de la ONCE.

Cuando la mujer se disponía a marcharse a su domicilio, el acusado procedió a acompañarla hasta la puerta del edificio. Tras despedirse, cuando ella había abierto la primera puerta de la comunidad, el procesado entró a la vez que la empujaba por los hombros contra la pared. Acto seguido, cuando ella estaba inmovilizada con una mano, comenzó a besarla en diferentes partes del cuerpo.

La mujer rechazó al hombre y le dijo que la soltara. Él la agarró fuerte para que no se marchara y le tapó la boca para que no gritara. Ella pudo huir y se refugió en el ascensor, pero él entró y la volvió a sujetar. Sacó su órgano sexual y se masturbó.

Antes de marcharse del lugar, el procesado advirtió a la víctima de que sabía dónde vivía y que si lo denunciaba «esto no acabaría así».

El acusado dijo que la mujer estaba llorando, que se interesó por ella y la acompañó a su casa, momento en que, según él, ella se le abalanzó, pero que la rechazó.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También