Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un año y medio de prisión por vender cinco euros de marihuana

El acusado dijo que se dedicaba al trapicheo ‘por necesidad’ ya que con lo que cobra de su empresa no le llega a final de mes

Àngel Juanpere

Whatsapp

El haber vendido cinco euros de marihuana a una joven menor de edad le ha costado a un vecino de Sant Pere i Sant Pau un año y medio de prisión. El joven fue condenado por el Juzgado de lo Penal 2 de Tarragona después de mostrarse conforme con la rebaja de la pena propuesta por el fiscal. Inicialmente, el Ministerio Público pedía para el acusado tres años y nueve meses de prisión. Ello hubiera supuesto, en caso de ser condenado, tener que ingresar en prisión.

El joven fue detenido el 18 de mayo de 2014 por la Guàrdia Urbana de Tarragona. Sobre las 20.20 horas, una patrulla vio a un chico y a una chica en la zona de la Plaça Catalunya de Sant Pere i Sant Pau. Al percatarse de la presencia policial, dieron media vuelta y se marcharon rápidamente del lugar. Los agentes interceptaron a los jóvenes a la altura del Bloc Sant Joan. Ella se mostró nerviosa y escondió algo en el bolsillo del pantalón. Finalmente enseñó las dos bolsitas con marihuana. Había 1,26 gramos de droga, que habí adquirido por cinco euros. 

Los jóvenes tenían 15 y 17 años, pero añadieron que no llevaban ninguna documentación encima, por lo que fueron acompañados a su casa. Durante el trayecto la joven confesó que acababa de comprar la droga  en un bloque de la zona, al que había acudido en otras ocasiones, aunque sabe que también vende en plena calle.
Llegados al domicilio, y en presencia de sus padres, la joven se reafirmó en que había comprado la droga al ahora condenado. Ante ello, los agentes acudieron al bloque y vieron salir al joven, que subió a un ciclomotor y se marchó rápidamente del lugar.

La patrulla alcanzó al sospechoso a la altura del Bloc Sant Jordi. Los guardias comprobaron que el ciclomotor carecía de seguro obligatorio.

Durante el cacheo del sospechoso se le encontraron tres billetes y un teléfono móvil, que fue apagado por el individuo, posiblemente para evitar el acceso al mismo. El detenido, de 36 años de edad, reconoció que aquella tarde había realizado varias ventas de droga y que lo hacía por necesidad, porque con lo que cobra de su empresa no llega a final de mes y tiene muchos gastos.

El arrestado, el 20 de mayo, fue conducido al Juzgado de Instrucción número 6, donde se negó a declarar. 

Temas

Comentarios

Lea También