Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un bar cegado por el mercadillo

Las furgonetas y puestos de comercio del mercadillo de Bonavista están contra la pared de uno de los locales de restauración de la población, desatando un desacuerdo con el Ayuntamiento

Esther Garrido

Whatsapp
Mercadillo de Bonavista contra las fachadas. FOTO: CEDIDA

Mercadillo de Bonavista contra las fachadas. FOTO: CEDIDA

El dueño del Bar Cafetería Los Pilares, de Bonavista, se queja amargamente por una situación que se repite cada domingo. Según afirma, el Ayuntamiento de Tarragona está incumpliendo la normativa vigente y él es el principal afectado.

Juan Antonio Heredia denuncia que las furgonetas de los paradistas se colocan contra su fachada, impidiendo por una parte la visibilidad de su local y, por otra, quebrantando la normativa. Según afirma Heredia, el Ayuntamiento incumple el artículo 30 del 2015 de protección de pública concurrencia, así como la normativa sobre el paso de bomberos.

En palabras de Heredia, tendría que haber cinco metros de separación entre su local y las furgonetas, pero los paradistas se colocan contra su fachada, lo que implica que no pueda tener acceso a nueva clientela, además de una acusada suciedad. «Es un sitio que queda muy a oscuras», afirma. Tanto, que Heredia dice que por culpa de ello una moto chocó contra su bar por no verlo. El dueño asegura que por ser un lugar que queda oculto y resguardado, tiene que limpiar de orín y otros residuos su fachada, y que en ocasiones ha llegado a encontrar hasta preservativos tirados contra su pared.

Heredia está muy frustado con el Ayuntamiento. En su opinión, «se están cargando Bonavista y no hay voluntad por parte de la institución de darle una solución viable». Dice que le han «roto dos veces la fachada» y que «aun así el Ayuntamiento no hace nada», a pesar de haberse reunido con concejales y haber tenido noticias del propio alcalde Félix Ballesteros.

Dice que ha mandado fotografías a los políticos del mal estado de su local, «pero no le han hecho ni caso». Asímismo, afirma que los nuevos clientes que está teniendo son los ‘llamados’ por la polémica, no porque su bar llame la atención en la calle.

Heredia está muy frustado porque ha invertido todos sus ahorros en su negocio y los domingos es un día que no puede tener clientela fácil. Se queja de que desde el Ayuntamiento proclaman, según sus palabras, que él «está creando el problema de forma artificiosa», pero el dueño cree firmemente que se está incumpliendo la normativa desde hace 25 años y que el vecindario debería movilizarse, no sólo él.

Ahora el tema está en manos de sus abogados, tratando de reunirse de nuevo con concejales del Ayuntamiento para poder solucionar su caso. Pero si no llegan a un acuerdo, asegura que «entonces habrá que recurrir a un contencioso».


Tramitan nueva ordenanza
Por su parte, la Empresa municipal de mercats de Tarragona (ESPIMSA) responde que el Ayuntamiento está tramitando una nueva ordenanza de mercados ambulantes que resolverá cuestiones que aún están pendientes, y que el Ayuntamiento y ESPIMSA han de velar por el respeto a todos los afectados en la resolución de cuestiones puntuales.

Además, afirman que la voluntad de ESPIMSA y del Ayuntamiento es mejorar la infraestructura del mercadillo a medida que se disponga de presupuesto económico, recordando que es el mercadillo más grande e importante de nuestra comarca.

Dicen desde la institución municipal que este año se ha hecho una serie de actualizaciones para mejorarlo, que han consistido en instalar un punto de encuentro con un indicativo visible y se han colocado bancos, así como se realizado la señalización de tramos de seguridad viaria.También se han señalizado y delimitado con pintura los espacios de las 948 paradas para que estén claramente identificadas. Actualmente la Empresa municipal de mercats dispone de presupuestos para instalar servicios de WC, lo que eliminaría uno de los problemas que tiene Heredia con su fachada, además de asegurar que en un breve período se determinará la solución más adecuada.

Desde la institución dicen que la queja expuesta en el Síndic de Greuges «ha quedado resuelta»y que encargará un Plan de Mejora Integral que contemple los aspectos de salubridad entre otros.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También