Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un centro de crecimiento personal abrirá en la Part Alta

Tàlem ha alquilado dos locales en la calle Major. El primero se inauguró ayer y servirá comida ecológica y vegetariana para llevar; el otro, en el antiguo Sirco, será una escuela de yoga y pilates

Núria Riu

Whatsapp
El local está abandonado desde hace meses, cuando cerró el restaurante Sirco Airlines.  FOTO: DT

El local está abandonado desde hace meses, cuando cerró el restaurante Sirco Airlines. FOTO: DT

De la Part Alta al mundo. Es la filosofía de Tàlem Escola de Vida, un centro de crecimiento personal que hace una apuesta clara por establecerse en el núcleo histórico, y en concreto por su eje central, la calle Major. Su llegada será en dos fases. Ayer entró en funcionamiento una parte del proyecto, aunque será a partir de septiembre cuando el negocio empezará a rodar definitivamente. 

Para explicar en qué consiste el proyecto hace falta retroceder siete años y hablar de los Gegants Moros. Fue en el año 2011 cuando la tarraconense Carme Monegal ponía en funcionamiento Tàlem, una escuela de crecimiento personal especializada en formación universitaria y talleres. Las clases de yoga, pilates y respiración, entre otros, han sido uno de los pilares del centro.

No obstante, ha sido a través de talleres como Despertar –del que ya se han hecho 41 ediciones, con más de mil personas inscritas– cuando el centro ha ganado proyección. «La escuela cada vez se hacía más grande y más ambiciosa, y no tan solo en cuanto a formación, sino que las personas nos pedían un punto de encuentro», explica Carme Monegal. La plantilla es de ocho personas y hasta el momento las clases las hacían en aulas que alquilaban, ya sea a la universidad o la escuela especializada en turismo Bettatur.

Una oportunidad

Finalmente, el local lo encontraron en la Part Alta. Hace ya unos meses que alquilaron el espacio que ocupó el antiguo restaurante Sirco Airlines, aunque los permisos municipales retrasaron sa apertura, lo que ha acabado beneficiando al proyecto. 

Y es que aquí es cuando aparecen los Gegants Moros. Estos se guardaban en el local del antiguo restaurante, lo que hace que Carme Monegal entre en contacto con uno de sus responsables: Ramon Sentís. Éste era el dueño de la Carniceria Sentís, ubicada casi delante por delante del local que debe ocupar la futura escuela. «Se presentó como una oportunidad que después de tanto tiempo no podíamos dejar escapar», argumenta Monegal.

La Carniceria Sentís cerró hace unas semanas y ayer Tàlem iniciaba su aterrizaje en el barrio. En el local esquinero con la calle de la Nau ha abierto Teca Tàlem, un punto de venta de comida vegetariana y ecológica que ahora en verano estará especializada en la venta de helados y tés. Su impulsora defiende que la alimentación es básica en la filosofía que impulsa la escuela. Ésta se ubicará al otro lado de la calle. Se llamará Mama Tàlem y sus 300 metros cuadrados se han distribuido de tal forma que en la primera planta estará el punto de reunión, con mesas para tomar las infusiones, y en el altillo van a hacerse las clases.

Para ello se habilitará una sala diáfana con sesiones periódicas de yoga, pilates, danza y conciertos. «Estamos convencidos de que es la calle que mejor puede acoger una apuesta que tiene como objetivo ensanchar la conciencia al mundo a través de la formación», defiende su impulsora. El centro tiene convenios de colaboración con universidades de todo el mundo y está previsto que este espacio sea también un nuevo punto de intercambio.

La puesta en funcionamiento del centro se prevé para el mes de septiembre. Ahora se acondicionará el local y se pintará la fachada, ya que después de tanto tiempo abandonado necesita un lavado de cara. Con todo, Carme Monegal considera que esta doble apuesta permitirá la configuración de un espacio «neurálgicamente muy ponente». Además, sus impulsores ya han iniciado sus contactos con vecinos del barrio que trabajan en el campo de la alimentación sana y ecológica, para establecer colaboraciones.

Temas

  • crecimiento personal

Comentarios

Lea También