Más de Tarragona

Un coche 'aparca' en la playa de Tarragona y otro se encasta en una casa de Reus

Un Hyunday termina de forma ilógica en la arena de L'Arrabassada el sábado y un Ford Tourneo termina en el jardín de una casa de la calle Ramon Llull en la tarde-noche del domingo

Jordi Cabré

Whatsapp

Dos coches y sus ocupantes han sido protagonistas este fin de semana en Tarragona y Reus. Ambos por terminar estacionados involuntariamente en la playa de L'Arrabassada y en el jardín de una casa en la calle Ramon Llull de la capital del Baix Camp.

El primer accidente ocurría el sábado a última hora de la tarde cuando un conductor terminaba con su turismo en la playa de L'Arrabassada, mitad del coche en el paseo marítimo y la otra mitad en la arena.

FOTO: DT

La primera noticia que tuvo el Ayuntamiento fue cuando un agente se encontró el coche sin conductor. El impacto no le impidió salir del vehículo. El coche cruzó la anchura del paseo marítimo, entre palmeras para terminar con el morro en la arena y las ruedas traseras pegadas al bordillo del paseo.

La maniobra para terminar de esta forma se hace difícil de explicar y comprender. Los carriles de circulación en el último tramo de esta playa urbana impiden hacer maniobras incluso para girar de un volantazo. De hecho, los coches aparcan en batería en el lado opuesto (paso de la vía del tren) y muchas veces hay que maniobrar para poder volver por el mismo carril cuando no hay zona para dejar el coche. Precisamente, esta dificultad de maniobrar hace todavía más extraño la posición en la que quedó el coche. 

Más tarde, una vez localizado el conductor y solicitada una grúa, se sacó el Hyunday de la arena, aunque con daños importantes en la parte delantera del vehículo (ver vídeo hasta el final). De hecho, el mismo conductor tuvo que subirse al maletero en un momento de la operación para poder hacer contrapeso y que la grúa pudiera sacar el turismo de la arena.

Sin luz tras chocar contra el muro 

En el accidente de Reus, 24 horas después, el turismo terminó en el jardín de un chalet motivado por una pérdida de control. Fue la propietaria de la casa la que llamó a la Guàrdia Urbana al quedarse sin muro, sin luz y con un coche en su jardín.

El coche encastado en el muro de una casa. FOTO: Guàrdia Urbana de Reus

Según el informe preliminar de la Guàrdia Urbana de Reus, en la calle Ramon Llull, un Opel Astra colisionó con un Ford Tourneo. El impacto provocó que el segundo vehículo perdiera el control y chocara con el muro de la vivienda del número 1 de la calle Ramon Llull. Ambos conductores salieron ilesos y solo los coches sufrieron daños materiales. Ambos conductores implicados dieron negativo en la prueba de alcoholemia.

El impacto motivó que la casa quedara sin luz, al impactar en la zona donde había el punto de suministro. La propietaria de la vivienda deberá tramitar el parte de los daños. La Guàrdia Urbana de Reus colocó tres vallas perimetrales para delimitar la zona dañada.

Temas

Comentarios

Lea También