Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un estudiante de la URV correrá un rally solidario con un Seat Ibiza del 92

Forma equipo con un estudiante de la Escuela Universitaria Salesiana de Sarriá, con quien buscan patrocinadores para adecuar el vehículo y participar al UniRaid 2019 en el Marruecos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Marc Conca y Sergi Llussà con el Seat Ibiza de 1992. FOTO: URV

Marc Conca y Sergi Llussà con el Seat Ibiza de 1992. FOTO: URV

Hacía tiempo que a Marc Conca le bailaba por la cabeza participar a la UniRaid, después de que un amigo le explicara su experiencia en este rally solidario que recorre el desierto del Marruecos durante 9 días. Se trata de una aventura que sólo pueden llevar a cabo estudiantes de entre 18 y 28 años. El objetivo no es llegar el primero, sino hacer camino y dejar en los pueblos del desierto el máximo de material escolar y deportivo y ropa.

Marc Conca, que a partir de septiembre cursará tercero del grado de Ingeniería Mecánica a la URV, no hará el viaje solo. Forma equipo con Sergi Llussà, estudiando de la Esola Universitària Salesiana de Sarrià, con quien ahora busca financiación para adecuar el coche que conducirán en febrero del 2019 y llenarlo de material.

Es requisito indispensable para participar a la UniRaid correr con un turismo de más de 20 años. Por eso los dos estudiantes que integran el equipo Secogear Motosport compraron un Seat Ibiza fabricado en 1992 que ahora están modificando para que cumpla con el reto de recorrer el Atlas y el desierto de Erg Chebbi, y de hacer el camino de ida y retorno desde Tarragona hasta Tánger.

La aventura tiene un presupuesto de unos 4.000 euros entre la inscripción, la compra del coche, el pago del seguro, las piezas de repuesto, la gasolina, los peajes y el material. Por eso, el equipo busca patrocinios. Es parte del trabajo previo de los dos estudiantes de Ingeniería Mecánica. En este momento ya cuentan con 11 empresas que ayudarán a sufragar los costes, pero el objetivo es llegar a la veintena.

Para Conca, “nuestro objetivo no es ganar”, sino “ser solidario y repartir 30 kilos de material a los pueblos del desierto. Desde la organización nos vigilan a través de una app y saben cuánto de material repartimos, los kilómetros que hacemos y la velocidad. Todo esto lo valoran y el ganador no es quien llega el primero a la meta”.

La preparación física y mental también forma parte de los preparativos porque Marc Conca y Sergi Llussà experimentarán algunas de las novedades que incorpora la próxima edición del rally, como por ejemplo una etapa nocturna, para la cual ya han instalado una parrilla de luces al coche, y pasarán de pisar nieve a 2.200 metros de altitud a la arena de las dunas del desierto. “Sabemos que será una aventura difícil, porque descansaremos poco, tendremos que conducir más de 13 horas diarias y no dormiremos bien. Sabiendo esto, a partir de septiembre intentaremos ir al gimnasio y tener una rutina física para soportar las condiciones de la cursa”, apunta Conca.

La de febrero de 2019 será la octava edición del rally universitario UniRaid, que organiza un equipo de personas dedicadas al turismo de aventura y solidario. La ruta se compone de siete etapas que los participantes tienen que seguir con la ayuda de un libro de ruta, un mapa y una brúixula, sin GPS ni dispositivos electrónicos. La línea de salida estará en Tánger, desde donde el 23 de febrero del 2019 cruzarán Marruecos por el interior, atravesarán el Atlas y desierto de Erg Chebbi y devolverán nuevo días más tarde a la misma ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También