Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un falso infarto activa la primera salida del nuevo VIR en TGN

Un jubilado con una dolencia fue atendido en la calle Rebolledo. Fue una lipotimia y se trasladó por seguridad al Hospital Joan XXIII

Jordi Cabré

Whatsapp
El material que lleva en el maletero el VIR pesa unos 100 kilos y está valorado en unos 40.0000 ==euro==. Foto: lluís milián

El material que lleva en el maletero el VIR pesa unos 100 kilos y está valorado en unos 40.0000 ==euro==. Foto: lluís milián

El señor Antonio, de 86 años de edad, toma cada día por la mañana su infusión en el bar El Cortijo, de la calle Rebolledo. Luego, sale del bar y se enciende un pitillo mientras saluda y charla con el resto de la clientela y peatones.

Ayer era un día como otro cualquiera. Antonio apuró su infusión y salió a la calle a fumarse su pitillo. Sin embargo, cuando el propietario del bar, Santos Masagosa, salió a buscar género hacia el almacén se percató de que su cliente no estaba bien. Llamó al 112 y mientras no llegaba la asistencia médica lo tumbaron en el suelo y le intentaron reanimar. La clientela de El Cortijo temía lo peor: que este jubilado estuviera padeciendo un infarto, ya que adolece del corazón.

La alerta entró en la Central de Coordinació Sanitària (Cecos), ubicada en el edificio del 112 a las 10.38 horas. Se decidió enviar al VIR (vehículo de intervención rápida), que ayer entraba en servicio porprimera vez.

Nueve minutos necesitó el técnico de emergencias sanitarias (TES) y su acompañante el médico para llegar hasta el número 27 de la calle Rebolledo. La ambulancia básica, en el Joan XXIII, tardó tres minutos más.

El médico y el TESatendieron al señor Antonio. Comprobaron sus constantes vitales y tras una reanimación del paciente le diagnosticaron que había padecido una lipotimia.

Tras subirle a la ambulancia, el médico decidió acompañarle en lugar de volver a montarse en el VIR. Y ambos vehículos se desplazaron hasta el Hospital Joan XXIII para un nuevo reconocimiento.

Normalidad

La puesta en marcha de las 46 nuevas ambulancias en las comarcas del Camp de Tarragona (39 básicas, 4 avanzadas y los tres VIR) se desarrolló con plena normalidad, apuntaron ayer fuentes del SEM.

Los tres VIR (con base en Tarragona, Coma-ruga y Alcover, pero con movilidad total por el territorio) realizaron algunas salidas a domicilio e incluso hubo algún caso en el que pudieron atender dos emergencias a priori graves de forma simultánea en el Baix Penedès.

Las mismas fuentes del SEMseñalan que el balance y el acoplamiento será gradual en estos primeros días, pero sin perder ni calidad en el servicio ni retrasos en la asistencia. Por su parte, las ambulancias avanzadas –las UVI móviles– también empezaron su andadura atendiendo incidencias leves y sin problemas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También