Un fin de semana para conocer nueve religiones distintas en TGN

Diversidad. La Nit de les Religions agrupa 20 actividades con el objetivo de romper tópicos sobre las diferentes creencias y convicciones que conviven en una ciudad

GERARD CAÑELLAS

Whatsapp
Cristianismo evangélico en la iglesia Baptista Bona Nova. FOTO: PERE FERRÉ

Cristianismo evangélico en la iglesia Baptista Bona Nova. FOTO: PERE FERRÉ

Este fin de semana, Tarragona celebra la primera Nit de les Religions, una serie de actividades organizadas por nueve cultos diferentes que conviven en la ciudad y que tienen como objetivo darse a conocer y acercarse al resto de vecinos de los diferentes barrios en los que tienen su sede. Se trata de una iniciativa impulsada por la concejalía de Nova Ciutadania del Ayuntamiento de Tarragona, liderada por Paula Varas, y que cuenta con la colaboración de Audir, la Asociación de la UNESCO por el diálogo interreligioso e interconviccional.

En palabras de Arnau Oliveres, miembro de la entidad encargado de la organización de las jornadas en Tarragona, «somos de alguna forma una ONG que trabajamos por el derecho humano de la libertad de conciencia, de pensamiento y de religión, pues creemos que todo el mundo debe ser libre de ejercer su religión o su no religión». Por ello, con la Nit de les Religions pretenden difundir la diversidad religiosa que vive en Tarragona. «Consideramos que conociéndonos unos a otros se desprenden una serie de valores, una ética compartida entre las diferentes creencias, y a partir de aquí buscamos puntos de encuentro y ponemos en diálogo a las diversas religiones».

Josep Sánchez, después de la meditación budista de ayer. FOTO: Pere Ferré

Por su parte, Varas comentó en la presentación de la iniciativa, que tuvo lugar ayer por la mañana en el Antic Ajuntament, situado en la Part Alta, que «el objetivo de este consistorio, especialmente a través de la concejalía de Nova Ciutadania, es normalizar y visibilizar la diversidad de procedencias, creencias y culturas que existen en la ciudad», al tiempo que destacó que «la espiritualidad, la ética, la cultura o el sentido de la trascendencia son valores que las religiones pueden aportar y que pueden ser compartidos por toda la sociedad».

Tàlem Escola de Vida, un espacio de crecimiento personal ubicado en la calle Major de Tarragona, acogió ayer por la tarde la presentación de la Comunidad Budista del Interser, que es la representación oficial de la tradición zen de Thich Nhat Hanh en España. También se llevó a cabo una charla sobre la diversidad y la espiritualidad y una práctica de meditación en la que participaron una treintena de personas. El representante de la comunidad en L’Hospitalet de l’Infant, Josep Sánchez, fue el encargado de guiar la sesión. Contaba que «hemos hecho una jornada de puertas abiertas para darnos a conocer y explicar quiénes somos».

A grandes rasgos, definió la meditación como una herramienta de trabajo para lograr un objetivo mejor, como en el cristianismo puede ser la introspección o la plegaria. «Nosotros intentamos buscar la visión y el conocimiento profundo interior y exterior a través de la respiración y la contemplación, y lo hacemos con la meditación», señalaba Sánchez, que añadía que «es una herramienta para llegar a la plena conciencia y para estar presente en el presente, en el momento que existe ahora mismo».

Ciudadanos colombianos venerando a la Inmaculada Concepción . FOTO: Pere Ferré

En relación a la iniciativa de la Nit de les Religions, el representante budista comentaba que «hemos tenido bastantes diálogos interreligiosos, no solo a nivel español, también a nivel internacional, y de hecho nuestra comunidad ha estado en la Cumbre Internacional del Clima, con varios monjes y hacemos conferencias por todo el mundo». En este sentido, Sánchez destacaba que «nosotros siempre estamos abiertos a compartir, no hacemos discriminación de ningún tipo y, de hecho, en nuestra comunidad puede haber gente atea, cristiana, musulmana, etc.», y celebraba que «todas las iniciativas relacionadas con el hecho de compartir son bienvenidas, ojalá hubiera más oportunidades para ello». Finalmente, el miembro de la comunidad budista señalaba que «falta cultura en el sentido de conocer las tradiciones».

Los sijistas en Tarragona

Poco antes que acabara la actividad budista, empezaba otra de la comunidad Sij, una religión originaria del Punyab, al norte de la India. A día de hoy no es muy conocida en Catalunya, pero en Tarragona practican su culto en la escuela Guru Ghar Ucha Dar Babe Nanak Da, en una nave del polígono industrial Francolí. Precisamente de esa ignorancia hablaba ayer el portavoz de la congregación en Catalunya, Gagan Deep Singh Khalsa. «Cuando la gente nos ve, con nuestra barba y nuestro turbante, lo primero que piensa es que somos del Islam», señalaba el representante, que añadía en este sentido que «siempre hemos estado sufriendo, por ejemplo cuando hubo el atentado terrorista de 2017 en Barcelona, salimos a la calle a ayudar en lo que pudiéramos y la gente nos miraba muy mal, y eso duele». Es por ello que el portavoz celebra que se organicen jornadas como la que este fin de semana se está llevando a cabo en Tarragona, porque «eso hace que nos conozcamos, las barreras que hay entre nosotros desaparecen y nos abrazamos, y el miedo y la desconfianza se desvanece y vivimos en convivencia».

Cristianismo evangélico en la iglesia Baptista Bona Nova. FOTO: Pere Ferré

Por otro lado, Gagan Deep explicaba que la palabra sij significa discípulo, y un sij es fácil de reconocer. «No nos cortamos el pelo, físicamente no nos modificamos nada para mantenernos como dios nos ha creado» –su ser supremo es el único universo y tienen un gurú como guía espiritual–, y añadía que «los humanos hemos jugado con la naturaleza, hemos querido ser muy inteligentes, y no es así». De hecho, son vegetarianos. Por otro lado, remarcaba que todos los integrantes del sijismo tienen el mismo apellido, que es Singh, que significa león, para los hombres, y Kaur, que significa princesa, para las mujeres. «Es así porque antes en la India sabían de qué clase social eras por tu apellido, y para eliminar este sistema de castas nosotros tenemos un único apellido, seamos un ministro o un trabajador humilde, no existen diferencias», decía Gagan Deep. Como en el caso de los budistas, defendía que en el sijismo las puertas están abiertas a todos, sean de la condición que sean y de la religión que sean, «y vivimos en base a tres pilares: meditar, trabajar y compartir».

Así pues, las 20 actividades que conforman la iniciativa tienen un marcado carácter festivo y pensadas por parte de las comunidades para un público que no las conoce. Por ello, en la gran mayoría de ellas se llevaron a cabo charlas, conferencias, exposiciones, talleres y prácticas para entender y conocer mejor a esa comunidad. El resto de actividades fueron organizadas por las religiones judía, la musulmana, la cristiana, la ortodoxa, la católica y la evangélica. La celebración cierra hoy domingo 12 de diciembre, Día Internacional contra la Islamofobia, con la inauguración del centro de culto de la comunidad musulmana del barrio de Sant Pere y Sant Pau. El centro celebrará una mañana de puertas abiertas, de 12.45 a 13.45 horas, donde también se obsequiará con té y pastas a los asistentes.

Por su parte, Oliveres reconocía al final que «esperamos que sea la primera edición de muchas, y lo cierto es que por ahora está teniendo muy buena acogida».

Temas

Comentarios

Lea También