Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un jabalí descuartizado y una columna de humo encienden el malestar entre los vecinos de Sant Salvador

Denuncian que, dos meses después de que ocurrieran los hechos, el vertedero continúa igual

Carla Pomerol

Whatsapp
Un jabalí descuartizado y una columna de humo encienden el malestar entre los vecinos de Sant Salvador

Un jabalí descuartizado y una columna de humo encienden el malestar entre los vecinos de Sant Salvador

FBMD01000a9c0d0000228a000084c3010068ce01005cda0100a8b103004a3e060094590600857b06003d9e060024a80a00

FBMD01000a9c0d0000228a000084c3010068ce01005cda0100a8b103004a3e060094590600857b06003d9e060024a80a00


Los vecinos de Santa Isabel (Sant Salvador) denuncian públicamente la inacción del Ayuntamiento después de dos desagradables episodios ocurridos a finales de marzo. Todo empezó el día 24 de marzo, cuando los vecinos se vieron alertados por una columna de humo muy cercana a la urbanización. El pequeño incendio vivía debajo de la runa ubicada en un vertedero ilegal situado en la zona boscosa del barrio. Rápidamente, los vecinos llamaron a los bomberos y a la Guàrdia Urbana, que acudieron pasado un rato. Según explica Jaume Quero, uno de los testigos, «los bomberos nos dijeron que no podían hacer nada, porque era necesario que una excavadora sacase la runa». El humo no cesaba y los vecinos llamaron hasta tres veces a los bomberos. «Hay una cantidad tan grande de runa que el fuego se quedó debajo y era como un horno», explica Quero. Por otro lado, la Guàrdia Urbana recomendó a los vecinos que entrasen una petición o denuncia por el OMAC –Oficina Municipal d’Atenció Ciutadana– y que pidieran que una grúa se llevase la runa. Les contestaron que enviarían la brigada, pero dos meses después, la zona sigue igual. El humo, que se encontraba a quince metros de las casas, desapareció gracias a los episodios de lluvia de los días siguientes.

humo
Una columna de humo presidia el bosque.


Al cabo de tres días, los vecinos se encontraron con otra sorpresa, aún más desagradable. Un jabalí descuartizado yacía en la cima de la runa. «No podemos vivir así. Cerca de esta zona hay casas con niños y este punto es un nido de ratas e insectos», explica Querol. Los vecinos volvieron a llamar a la Guàrdia Urbana e informaron al Ayuntamiento y a las asociaciones de vecinos. «Nos dijeron que avisarían otra vez a la brigada, pero aquí no ha venido nadie», explica. Los vecinos se sienten olvidados por el Consistorio. Desde las asociaciones de vecinos aseguran que trabajan, día a día, pata evitar que se sigan creando estos vertederos ilegales en la zona.

Comentarios

Lea También