Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un laboratorio ‘on-line’ empieza a divulgar la ciencia entre los niños

ICIQ está detrás de la plataforma web con experimentos para hacer en casa y despertar vocaciones científicas 

Núria Riu

Whatsapp
Los profesionales de ICIQ en un taller de divulgación científica en el Banc d’Espanya. Foto: Lluís Milián

Los profesionales de ICIQ en un taller de divulgación científica en el Banc d’Espanya. Foto: Lluís Milián

El Institut Català d’Investigacions Químiques (ICIQ) estrena laboratorio y éste quiere abordar uno de los retos más grandes de la investigación: explicar de una forma llana en que consisten sus proyectos e intentar captar el interés entre niños y adolescentes para crear vocaciones científicas.

Es el Virtual Lab, una herramienta que es fruto de más de cuatro años de trabajo, en el que además de talleres y experimentos pueden conocerse algunas de las iniciativas que se llevan a cabo en este centro de Sant Pere i Sant Pau.

¿Qué pasa cuando rompemos un huevo en un plato y le echamos un poco de etanol (alcohol de farmacia)? Es uno de los ejercicios que propone la plataforma y que está pensado para que los niños se pongan la bata y lo prueben en casa. Por ello explica los «ingredientes», como si de una receta de cocina se tratase, y la «reacción» que se genera.

Los materiales forman parte de las actividades de divulgación de la ciencia que este centro ha realizado en los últimos cuatro años y que ahora están disponibles desde la página web del centro. «Es una forma de hacerlo accesible a todo el mundo», explica Fernando Gomollón, quien forma parte del equipo de comunicación del centro, el cual se ha encargado de adaptar los contenidos para que sean comprensibles para todos los públicos.

Pensada para los más pequeños está la sección de química en familia. Allí los niños a partir de cinco años encuentran experimentos con pañales, pintura y leche. También hay una sección con apuntes relacionados con las principales líneas de experimentación que desempeñan los profesionales del ICIQ.

Gomollón explica que uno de los principales retos para el equipo ha sido «la importancia de un lenguaje sencillo y explicar las utilidades en la vida real».

Sin embargo, la plataforma no tan solo se dirige a los más pequeños, sino que el laboratorio también está abierto a los profesores. «El objetivo es que no solo tengan los experimentos, sino que puedan poner en práctica los talleres en clase o les sirva de training para después poder hacerse comprender mejor en clase», argumenta Gomollón.

La iniciativa se ha desarrollado a partir del programa de excelencia Severo Ochoa del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y forma parte de las actividades de divulgación que los profesionales del centro están llevando a cabo para incrementar la cultura científica desde jóvenes.

Temas

Comentarios

Lea También