Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un menor de 2 años con enterovirus fue trasladado de Tarragona a Barcelona por patologías más graves

INFORMACIÓN COMPLETA: Durante la jornada de ayer hubo un baile de cifras sobre el número de afectados en Tarragona, que podrían sobrepasar la decena. Incluso los rumores hablaban de un fallecido, aunque ninguna fuente oficial lo confirmó

Redacción

Whatsapp
La Unidad de Soporte Vital Avanzado se ubicará, cuando termine de acondicionarse la zona, en el Hospital Joan XXIII. FOTO:LLUÍS MILIÁN

La Unidad de Soporte Vital Avanzado se ubicará, cuando termine de acondicionarse la zona, en el Hospital Joan XXIII. FOTO:LLUÍS MILIÁN

Con la información de: J. Cabré - À. Juanpere - N. Muñoz

 

Seis niños menores de seis años se encuentran aislados en habitaciones del Hospital Joan XXIII afectados por un virus muy raro –se cree que se trata del enterovirus D68, aparecido por primera vez en Estados Unidos–, que les ha provocado incluso alteraciones neurológicas. Se desconoce el número de casos que se han producido desde que hace quince días apareció la primera infección. Al menos un niño ha sido trasladado al Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona, donde son atendidos los casos más graves. En el conjunto de Catalunya, según fuentes del Departament de Salut, se han detectado una cuarentena de casos.

El Hospital Joan XXIII estableció el primer protocolo cuando hace aproximadamente dos semanas detectó los primeros casos. Por entonces se desconocía la manera de transmisión, por lo que se decidió desinfectar bien las habitaciones y aislar a los pequeños. Cada uno ocupaba una habitación en Pediatría –a pesar de ser dobles–, situada en la cuarta planta. En caso de necesitar las doce habitaciones que hay, los ingresados de otras patologías tenían que pasar al espacio de Maternitat, en la misma planta.

 

Sintomatología

Los síntomas que tenían los niños eran lo que parecía un simple resfriado o unas décimas de fiebre pero que con el paso de los días podía llegar a tener desde la forma del habla rara hasta la pérdida de movilidad de manos y brazos.

El pasado domingo –con cuatro pequeños ingresados en el Joan XXIII–, un niño de menos de dos años fue trasladado al Hospital Vall d’Hebron al tener unas patologías más graves –se trataría de niños menores de tres años–. No se descarta que éste no sea el único caso llevado al hospital barcelonés debido a afectaciones neurológicas, por lo que necesitan unos cuidados más específicos. Este hospital solo habría recibido pacientes de las provincias de Barcelona y Tarragona. En un principio, a nivel de España el centro de referencia para las enfermedades raras es el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda. Al parecer, éste habría cedido determinado material a la Vall d’Hebron para que los pacientes pudieran ser tratados en Barcelona, sin necesidad de tener que realizar 500 kilómetros hasta Madrid.

 

El protocolo

Para esta semana ya estaba previsto que el Hospital Joan XXIII actualizara el protocolo –que también se ha extendido a los CAPs de la ciudad– con las últimas noticias que se tengan de este enterovirus, ya que, por ejemplo, inicialmente el personal sanitario no sabía qué tenía que hacer para evitar el contagio. Ahora se sabe que principalmente se trata de un tema de higiene, por lo que conviene lavarse bien con agua y jabón.

La aparición de estos casos de enterovirus se extendió ayer como la pólvora entre los grupos de WhatsApp de padres de los colegios de Tarragona ciudad –como del Cèsar August y el Pau Delclòs–, preocupados por las noticias no oficiales que se iban extendiendo –la escueta nota oficial del Departament de Salut no llegó hasta las ocho de la tarde–.

Durante la jornada de ayer hubo un baile de cifras sobre el número de afectados en Tarragona, que podrían sobrepasar la decena. Incluso los rumores hablaban de un fallecido, aunque ninguna fuente oficial lo confirmó. Al parecer, ni el propio Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya conocería la cifra exacta, ya que no se trata de una enfermedad de declaración obligatoria, a pesar de que puede conllevar graves patologías.

En esta época del año suele haber casos de meningitis, que tendría síntomas parecidos al del enterovirus D-68. Sin embargo, todavía no se ha dado ningún caso.

 

Noticias tardías

Precisamente, la falta de noticias oficiales hizo que a lo largo de la jornada de ayer se extendieran por la red toda clase de rumores, incluso que uno de los niños había infectado a una pediatra. También que uno de los niños se había quedado paralítico, o que otro había muerto en Barcelona. Nada de ello ha podido ser confirmado. Salut todavía no quiere hablar de pandemia.

El Departament de Salut de la Generalitat aseguró en su nota de prensa –cuando los rumores y la preocupación de los padres ya se encontraban muy extendidos– que los enterovirus son habituales en esta época, pero este año se han detectado episodios de mayor gravedad que han evolucionado clínicamente con alteraciones neurológicas. Ante esta situación, Salut pide emplear las medidas higiénicas habituales, como por ejemplo lavarse con agua y jabón, y consultar al pediatra en caso de que el niño tenga somnolencia, decaimiento, temblores u otros síntomas neurológicos acompañados de fiebre. Paralelamente se ha reforzado la vigilancia y los protocolos clínicos al conjunto de la red asistencial a raíz de la aparición de varios casos neurológicos agudos por enterovirus en menores de seis años. De los aproximadamente cuarenta casos detectados, la gran mayoría han evolucionado favorablemente.

Las mismas fuentes precisaron que los protocolos clínicos han sido elaborados por una mesa de seguimiento formada por expertos de diversas especialidades coordinados por el Departamento de Salud.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También