Más de Tarragona

Un paseo por las almenas

De punta a punta de la provincia, Tarragona cuenta con una treintena de castillos.Unos son visitables. Otros privados. Todos sumergen en una legendaria historia

Xavier Fernández José

Whatsapp
Tamarit. Foto: A. Juanpere

Tamarit. Foto: A. Juanpere

Recorrer una mansión señorial. Degustar una exquisita gastronomía. Contemplar los renqueantes restos de un glorioso pasado. Disfrutar de una exposición. Sumergir la vista en un mar de viñas, el serpenteante Ebro o las montañas. Recrear la historia de las guerras de conquista o fratricidas. O, simplemente, admirar su arquitectura. Son las opciones que ofrecen la treintena de castillos que se erigen en Tarragona. Unos cuantos son privados y no visitables. Otros han sido reconvertidos para sacar rentabilidad. Pero también los hay visitables. Todos ellos son historia viva. Para experimentarla con plenitud.

La Ruta del Gaià

El Gaià es una zona situada cerca de Tarragona. La ruta la forman 12 localidades (ver ilustración adjunta), cada una de las cuales cuenta con un castillo. La web baixgaiaturisme.cat ofrece información detallada. Destacan los de Altafulla (privado, pero que se puede visitar en determinados días), Tamarit (espectacular al borde del mar, es privado y se usa para bodas y eventos varios), Creixell (también privado), Torredembarra (sede del Ayuntamiento), El Catllar (alberga el centro de interpretación de los castillos del Baix Gaià) y Ferran (también privado, pero de bonita factura).

Uno de los castillos, el de Tortosa, es un parador nacional. Otros albergan eventos o exposiciones

Calafell

Situado en una pequeña colina, se enseñorea del núcleo antiguo de la población turística. Data de 1037. Visitable y musealizado.

El Rourell

Antiguo castillo templario, el Fortí de El Rourell tiene espacios donde se celebran bodas.

Tortosa. Foto: Joan Revillas

Escornalbou

Este castillo-monasterio es visitable. Merece la pena ir para contemplar su interior restaurado y las magníficas vistas, pues se ubica en la cima de una montaña.

Flix

También visitable. Fue un enclave carlista. Se observa el Ebre ya que protegía un paso de barca. 

Milmanda

Privado y situado en medio de las viñas de la familia Torres. El entorno es espectacular.

Una ruta permite recorrer una docena en la zona del Baix Gaià, próxima a Tarragona

Miravet

Uno de los más atractivos. Domina el meandro del Ebro y sus paredes albergan cientos de años de historia: la dominación árabe, la reconquista, los templarios, las guerras carlistas... Imperdible.

Móra d’Ebre

Conserva 350 metros de murallas exteriores, dos torres y antiguas dependencias. Fue construido durante la dominación musulmana.

Querol

Casi totalmente en ruinas, fue construido en el s. X y derruido en 1835 en la I Guerra Carlista.

Riudabella

Es uno de los más bonitos. Por su arquitectura y por el entorno, entre mares de viñas. Se ha reconvertido en apartamentos rurales de lujo y ofrece catas enológicas.

Siurana

Apenas quedan restos, pero su ubicación, en lo alto de la montaña, lo hace imprescindible para contemplar el paisaje. Recomendación: vea la puesta de sol desde el acantilado próximo al castillo.

Tortosa

Convertido en un Parador Nacional, es una muestra del pasado árabe de Tortosa. Conserva la única necrópolis islámica a cielo abierto de Catalunya.

Ulldecona

Visitable. Resisten aún la torre del homenaje, otra torre y algunas dependencias.

Calafell. Foto: Pere Ferré

Vallmoll

Estructura fortificada de dimensiones considerables, mantiene vestigios de diferentes época. Ha sido reconstruido. Visitable.

Vilafortuny (Cambrils)

Data del siglo XI. De propiedad privada, ahora ofrece bodas y eventos varios.

Vila-rodona

Documentado desde el año 1210, no se puede visitar al ser de propiedad privada, pero sí rodearlo.

Vila-seca

Situado en medio un parque, fue reconvertido en residencia señorial. La decoración y los muebles son exquisitos. Visitable. Alberga actos culturales y exposiciones. En octubre de 2005, el Ayuntamiento aprobó comprarlo.

Temas

Comentarios

Lea También