Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un perro ataca a las personas que caminan por el arcén de la N-240 en Tarragona

La Guàrdia Urbana ha identificado al dueño, que ha sido denunciado por tres personas

Àngel Juanpere

Whatsapp
Éste sería uno de los perros que habría atacado a alguno a todos los denunciantes.  FOTO: DT

Éste sería uno de los perros que habría atacado a alguno a todos los denunciantes. FOTO: DT

Un perro ha sembrado el miedo entre las personas que caminan a diario por el arcén de la carretera N-240 para ir a la zona educacional, principalmente muchos estudiantes.

Este ejemplar –que iba acompañado por otros– se ha dedicado en las últimas semanas a morder a los peatones que caminaban tranquilamente por esta ruta que conecta la Zona Educacional con el centro de la ciudad.

Finalmente, la Guàrdia Urbana ha logrado identificar al dueño, que está ocupando unos terrenos cercanos. Hasta ahora tres víctimas han presentado denuncia en la comisaría, aunque los agentes creen que pueden ser muchas más las víctimas del animal.

La primera denuncia fue presentada el pasado día 1 de marzo por una joven de 26 años que vive en Tarragona. Aseguraba que sobre las diez de la mañana se dirigía hacia las instalaciones de Creu Roja cuando se encontró con dos perros que estaban sueltos.

Uno de ellos se le acercó por detrás y le mordió en el muslo, causándole lesiones de carácter leve, sin que se le llegara a romper el pantalón.

Después de la mordedura, la joven se deshizo de los perros y cambió de ruta para evitar volvérselos a encontrar. Añadió que no era la primera vez que los veía sueltos. La víctima fue atendida en el CAP Jaume I.

La segunda denuncia fue interpuesta el pasado miércoles por la mañana por un investigador de la URV de 32 años que se dirigía a pie al Campus Sescelades.

Relató que pasada la rotonda de la calle Doctor Mallafré se le acercó un perro –que describió como de color oscuro– y le mordió en la parte posterior de la pierna y luego en diferentes partes del cuerpo.

En el lugar había otros dos canes, pero no le mordieron. Finalmente, los tres se marcharon hacia un descampado próximo y él –que tenía un trozo de pantalón tejano roto a raíz de los hechos– acudió a visitarse al Hospital Joan XXIII.

Finalmente, la última denuncia fue presentada ayer jueves por la mañana. La víctima fue una vecina de Sant Pere i Sant Pau de 30 años. Aseguró que cuando caminaba por el puente de la N-240 –por encima de la A-7– se le acercaron dos perros y uno de ellos le mordió la pierna, por debajo del glúteo, causándole heridas leves. 

Finalmente, al mediodía, la Guàrdia Urbana logró localizar a los perros. Están en un solar cercano, que ha sido ocupado por un ciudadano rumano, que incluso ha puesto un cercado a la finca.

Allí tiene un total de cuatro perros: dos que serían bastante dóciles y dos de ellos más agresivos. Una de las víctimas reconoció fotográficamente a su atacante.

Fuentes policiales han apuntado que en una de las últimas reformas del Código Penal este tipo de lesiones se han despenalizado –a no ser que sean de carácter grave– y que los afectados tienen que recurrir a la vía civil.

Administrativamente, las denuncias serán enviadas a la Unitat de Salut para que redacte un decreto que obligue al dueño de los canes a aportar la documentación de los mismos. En caso de no hacerlo tendrá que entregar a los animales. Y si tampoco lo hace se pedirá una orden judicial.

Temas

Comentarios

Lea También