Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un pesquero captura un pez globo, especie exótica y muy tóxica

Fue retirado por los agentes rurales

Àngel Juanpere

Whatsapp
El pez globo tiene las toxinas principalmente en el hígado y órganos sexuales.  Foto: Departament d´Agricultura

El pez globo tiene las toxinas principalmente en el hígado y órganos sexuales. Foto: Departament d´Agricultura

Un pesquero con base en el puerto de Torredembarra capturó hace unos días, cuando estaba faenando entre Altafulla y La Móra, un ejemplar de pez globo, una especie invasora y de una alta toxicidad. A pesar de que estos ejemplares se suelen encontrar fuera del Mediterráneo, en los últimos años se han pescado en el litoral catalán. Debido a que es muy peligroso para la salud, el Departament d’Agricultura de la Generalitat puso en marcha en su día un protocolo especial si alguien capturaba un ejemplar. Para ello se hizo una amplia difusión tanto en las cofradías de pescadores como en las sociedades de pesca recreativa. Además de la información, se entregaron trípticos y pósters informativos con los pasos que se tenían que seguir para retirar el pez de la red de comercialización –que está prohibida–. En primer lugar hay que separarlo del resto de capturas, guardarlo congelado y alertar al Departament d’Agricultura para que lo pasen a recoger los agentes rurales.

El último caso conocido lo protagonizó un pesquero de Torredembarra que, tras capturar un ejemplar de pez globo  (Arothron nigropunctatus), lo entregó a su cofradía de pescadores, que lo guardó en el congelador, hasta que fue recogido por los agentes rurales. Medía más de 35 centímetros de longitud.

El pez globo es muy peligroso para la salud porque contiene una toxina que, en caso de ser digerida, paraliza el sistema nervioso. La toxina se encuentra sobre todo en el hígado y en los órganos sexuales, y en menor concentración en el intestino y en la piel. El contenido es variable, según la época del año y dependiendo del ejemplar concreto. El músculo contiene una cantidad muy pequeña de toxina, pero que suele ser suficiente para producir efectos en la lengua y los labios, efectos que son los buscados por los consumidores como una parte de las sensaciones gustativas producidas por este peculiar alimento.

 

Consumido en Japón

A pesar de esta toxicidad, uno de los platos favoritos de los japoneses es el pez fugu –o pez globo–, que suele comerse en los mejores restaurantes nipones. El sashimi de fugu es muy apetecido y popular en los restaurantes del archipiélago donde nadan en estanques a vista de los clientes. Sin embargo, en la actualidad, hay tiendas que también tienen autorización para vender el pescado ya preparado y listo para cocinar. También existen criaderos de la especie acuática que son producidas sin tetradotoxina y pueden ser consumidas sin problemas por quienes paguen unos 120 euros.

En la Baja California sur, en México, este pez suele pescarse. Posteriormente lo filetean y lo venden.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También