Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un sistema innovador

Las pioneras placas termodinámicas no utilizan la luz solar, sino la temperatura
Whatsapp
Javier López, jefe de mantenimiento de Sanitas Residencial Tarragona. Foto: Lluís Milián

Javier López, jefe de mantenimiento de Sanitas Residencial Tarragona. Foto: Lluís Milián

El centro residencial Sanitas de Tarragona instaló durante enero y febrero un sistema de energía renovable consistente en placas termodinámicas. Éstas, a diferencia de las solares, no necesitan la incidencia de la luz del sol, sino que funcionan con la temperatura ambiente. Por el momento el sistema, pionero, está en fase de prueba, aunque los resultados obtenidos durante el primer mes son muy positivos.

El técnico encargado de mantenimiento de la residencia, Javier López, explica el funcionamiento de este sistema: «Las placas contienen nitrógeno, que está a una temperatura de -20 grados. Los paneles funcionan con el choque térmico que se produce entre el nitrógeno y la temperatura ambiente, que genera un gas que baja hasta las máquinas donde se calienta el agua».

Una de las principales ventajas de este sistema es que no necesita el sol para funcionar, sino que trabaja mediante la temperatura ambiente. De esta manera, las placas pueden están en marcha las veinticuatro horas del día, siempre que la temperatura no sea inferior a -8 grados. Además, se trata de una energía renovable, por lo que no contamina. «Antes teníamos calderas funcionando todo el día, lo que implica mucha contaminación –afirma López–. Ahora todo lo que sacamos es limpio».

Sanitas Residencial Tarragona es el primer centro de Sanitas de toda España en instalar placas termodinámicas. Por ahora el sistema está en fase de pruebas, aunque de momento está dando muy buenos resultados: en un mes el consumo ha sido de 1.100 litros gastados respecto a los 4.000 o 5.000 litros de gasoil que el centro consumía al mes con el uso de calderas, por lo que hay un ahorro importante de unos 3.000 euros. «Si el funcionamiento sigue siendo como el de ahora el sistema se implantará en todos los centros residenciales de Sanitas», asegura Javier López. De momento, las placas termodinámicas se usan para calentar el agua, aunque el centro está pensando en implantar este sistema también para la calefacción.

Respecto a la instalación, cabe decir que es muy cara, ya que ha tenido un coste de unos 90.000 euros. Aún así, la inversión se recuperará en un plazo de dos años y medio o tres, por lo que la implantación de este sistema saldrá a cuenta. Además, las placas termodinámicas no necesitan ningún tipo de mantenimiento.

Aunque este sistema hace muchos años que está presente en Estados Unidos, es un producto bastante reciente en España, donde ahora está al alza. Su uso se centra sobre todo en grandes empresas y piscinas municipales, ya que el hecho que tengan que estar calentando agua continuamente hace que una instalación de este tipo sea rentable.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También