Un tarraconense, detenido en una operación contra el tráfico de hachís

El acusado llevaba más de 15 años residiendo en el barrio de Torreforta junto a su familia

Jordi Cabré

Whatsapp
El vecino de Torreforta fue detenido en su casa y en el registro se localizó el dinero y la droga que tenía en su poder. FOTO: Guardia Civil

El vecino de Torreforta fue detenido en su casa y en el registro se localizó el dinero y la droga que tenía en su poder. FOTO: Guardia Civil

La Policía Nacional, de forma conjunta con la Guardia Civil y Mossos d’Esquadra, han llevado a cabo en estas últimas semanas la operación Mikonos desarticulando una organización criminal asentada en Sant Andreu de la Barca (Barcelona), dedicada al tráfico de hachís por vía marítima desde Marruecos. 

El origen de esta operación se remonta al año 2020 tras la finalización de la operación Delos en la que se detuvo a un total de 15 personas por la supuesta comisión de un delito de tráfico de drogas. Su análisis llevó a los investigadores hasta otra organización criminal asentada en la localidad de la provincia de Barcelona, aunque con ramificaciones en otros puntos del país.

Modus operandi

Las pesquisas han permitido identificar a los líderes de la organización que operaban desde la clandestinidad, organizando tanto el tráfico de marihuana por Europa, a media escala para obtener financiación, como la importación de grandes partidas de hachís por vía marítima. 

Utilizaban embarcaciones de alta velocidad para transportar la droga desde Marruecos hasta la península. En octubre se llevó a cabo un operativo con efectivos aéreos, marítimos y terrestres en el que se intervinieron 1,8 toneladas de hachís a bordo de una embarcación cuando pretendía alijar en la costa de Alicante.

Se le confiscaron 33.000 euros y 500 gramos repartidos en pastillas. Era un intermediario

Durante el abordaje de la embarcación los tripulantes intentaron deshacerse de parte del cargamento lanzándolo al mar pero los agentes lo recuperaron posteriormente.

El pasado día 30 de noviembre se organizó un amplio dispositivo en el que participaron más de 200 efectivos de los tres cuerpos policiales con el apoyo de medios aéreos en el que se realizaron 15 registros en las localidades de Sant Andreu de la Barca, Vilafranca del Penedés, Castellar del Vallés, Segur de Calafell y Tarragona.

En esta última ciudad se detuvo a un vecino de Torreforta. El hombre lleva más de 15 años residieno en la ciudad y tiene familia. Su papel en la organización era de intermediario. Reunía el dinero de posibles compradores y luego se quedaba parte de este tráfico internacional de hachís. Se le confiscó el día de la detención 33.000 euros y 5 pastillas con un peso total de medio kilo de esta droga.

Sumando al tarraconense, se detuvieron a 26 personas, siete de los cuales han ingresado en prisión, quedando el resto de detenidos en libertad con cargos.

La operación incautó 1,8 toneladas de hachís, 100 kilos de marihuana procesada, y 2.300 plantas. También se incautó un arma de fuego corta con un silenciador y se intervino una embarcación semirrígida de alta velocidad, tres teléfonos satelitales, 11 vehículos y 85.000 euros, incluyendo la parte del intermediario de TGN.

Esta investigación pone de manifiesto que las organizaciones criminales que operan en el Campo de Gibraltar tienden a establecer  infraestructuras de apoyo al narcotráfico en la zona de Levante y Catalunya, probablemente por la presión policial que se está llevando a cabo en esa zona sur de España.

Temas

Comentarios

Lea También