Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La contribución tarraconense al Oscar de Maquillaje 

Joan García Ayala, formado en el instituto Cal·lípolis de Tarragona, participó en la creación de las prótesis faciales que lucen los protagonistas de la película ‘El instante más oscuro’

Javier Díaz

Whatsapp
Joan García Ayala, realizando uno de sus trabajos. FOTO:dt

Joan García Ayala, realizando uno de sus trabajos. FOTO:dt

Joan García Ayala celebró como si fuera suyo el Oscar a Mejor Maquillaje y Peluquería que, el domingo, ganó la película El instante más oscuro.

De hecho, un poco suyo sí que es. Este barcelonés de 31 años, que estudió el ciclo superior de Caracterización y Maquillaje Profesional en el instituto Cal·lípolis de Tarragona, formó parte del equipo -liderado por el japonés Kazuri Tsuji- que transformó estéticamente a los actores del filme.

Participó en la creación de las prótesis del cuello, el mentón, las dos mejillas y la punta de la nariz que lucen los personajes. 

«Las hicimos en el taller de DDT Efectos Especiales, en Barcelona, y de allí las mandaron a Londres, donde fue el rodaje. Fue un trabajo muy laborioso, pero conseguir la percepción que nos pedían valió la pena», asegura. 

El instante más oscuro, dirigida por Joe Wright y protagonizada por el oscarizado Gary Oldman, fue el debut de García en una gran producción cinematográfica. Antes había participado en cortometrajes sin apenas recorrido. «Aún no me he hecho a la idea de que he contribuido, aunque sea de manera pequeña, a ganar un Oscar», asegura. La cinta ya se había llevado los premios Bafta y Critics’ Choice Awards en esa categoría.

Reconoce que ver su nombre en los créditos del final le hizo una ilusión tremenda: «En un primer momento pensé: ‘Ya lo he conseguido’. Pero a partir de aquí es como una droga, ahora quiero más». 

García cursó el grado medio de Caracterización hace once años. Es de la primera promoción del instituto Cal·lípolis, de donde guarda un gran recuerdo.

Hace un par de años acabó el superior en el mismo centro. «Iba a Tarragona cada día desde Vilanova i La Geltrú, donde vivo desde hace muchos años», recuerda.  

Temas

Comentarios

Lea También