Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un vendedor de la ONCE de TGN deberá pagar los cupones que le han robado

Luis Ortiz, un vendedor invidente, sufre por segunda vez una situación de estas características y pide soluciones
Whatsapp
La cabina en la que se produjo el hurto, ubicada en la calle Ramón y Cajal.  Foto: Lluís Milián

La cabina en la que se produjo el hurto, ubicada en la calle Ramón y Cajal. Foto: Lluís Milián

Luis Ortiz, que sufre ceguera, fue víctima el pasado jueves día 9 de un robo de cupones por valor de 321 euros en su garita de la ONCE en Ramón y Cajal. Se hallaba colocando los cupones como hace cada día en la ventanilla cuando notó que le estaban robando. El ladrón, que no ha podido ser identificado, huyó con 90 cupones de viernes y 8 cupones especiales de agosto. Los primeros suman un valor total de 273 euros y los segundos, 48, por lo que juntos suman un valor total de 321 euros.

Luis ya había sido perjudicado con otro hurto tres años atrás, en enero de 2012. Aquella vez, la póliza de seguros de la ONCE no asumió el siniestro ya que no había sufrido ningún tipo de agresión y el vendedor interesado tuvo que reintegrar el importe de los productos robados a la ONCE, tal y como dice el Reglamento regulador de esta organización.

Ahora, Luis ha decidido adelantarse a otro posible rechazo por parte de la aseguradora y ha denunciado el robo a los Mossos d’Esquadra. Admite que lo único que quiere es «manifestar que estoy indefenso frente a una póliza que me obliga a pagar los hurtos y una ventanilla con una obertura en la que cualquiera puede meter el brazo desde fuera sin ningún problema».

 

La ONCE dice...

Rosa Díaz, subdelegada territorial de ONCE Catalunya, asegura que «este año y el año pasado los vendedores han recibido consejos y técnicas por parte de los Mossos d’Esquadra para prevenir hurtos», en relación a las medidas de seguridad que se deben tomar enlos puntos de venta y que por eso «el vendedor no debe caer en riesgo de que le roben nada».

Lo que denuncia Ortiz es que la póliza no cubre los casos de hurto, «que son los más habituales». Añade que la póliza sólo se hace cargo del importe del robo cuando se ha producido violencia.

En caso de una sustracción, la compañía de seguros determinará, según las circustancias, si debe hacerse cargo de la indemnización. Sin embargo, si se considera que la culpa recae en el venderor, deberá abonarla él.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También