Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Tarragona

Un verano lleno de actividad en la Fundació Estela

Unos cuarenta usuarios con discapacidad psíquica de todas las edades han disfrutado del campamento de verano de la entidad durante las vacaciones escolares

Carme López

Whatsapp
Un verano lleno de actividad en la Fundació Estela

Un verano lleno de actividad en la Fundació Estela

El verano es periodo vacacional y de cambio de rutina para miles de personas. La dirección de la Fundación Estela es consciente del cambio de hábitos familiares que conlleva la finalización del curso escolar y, por este motivo, desde hace cuatro años organiza un campamento de verano lleno de actividades lúdicas y de ocio pensadas para que los usuarios y su entorno puedan disfrutar al máximo de la época más calurosa del año. Este verano de 2016 unos 40 usuarios y usuarias de la Fundació Estela, de todas las edades y con diferentes niveles de discapacidad psíquica, han participado en las actividades organizadas por la entidad entre los meses de junio y septiembre. Una experiencia que les ayuda a disfrutar al máximo del verano con sus compañeros de todo el año gracias a un programa de actividades y talleres especialmente diseñados para sus necesidades emocionales, pedagógicas y terapéuticas.

Divina Viso, coordinadora del casal de verano de la Fundación Estela de la Xarxa de Santa Tecla, explica que el primer objetivo de la casa de verano es «que nuestros usuarios disfruten al máximo de sus vacaciones. Todas las acciones que programamos en el casal van dirigidas a cubrir sus intereses y sus necesidades de ocio en un período ideal para hacer excursiones y actividades al aire libre». Es por este motivo que gracias al campamento de verano los usuarios de la Fundació Estela, ya sean de la escuela, del taller ocupacional o del hogar-residencia, participan en numerosas salidas, actividades lúdicas y culturales, talleres de juegos y manualidades y fiestas organizadas en el mismo centro. «Durante el casal de invierno, por cuestiones climatológicas, la mayoría de actividades se realizan dentro del centro», dice Viso, «pero en verano procuramos que los participantes disfruten de las posibilidades que ofrece la ciudad de Tarragona y su entorno en todos los sentidos. Hemos hecho excursiones al Niu de l’Àguila (Alcover), por caminos de las playas de Tarragona, hemos visitado diferentes museos... Hemos hecho lo que todo el mundo hace por vacaciones: pasarlo bien», apunta la monitora.

En este periodo veraniego las actividades son gestionadas por un equipo de hasta 10 monitores que acompañan y guían a los participantes en cada actividad. Para facilitar el disfrute de todos, se establecen grupos por franja de edad y por grado de discapacidad. «El grupo de los más pequeños tiene una programación adaptada con muchos juegos y talleres de manualidades que les son útiles y con los que se lo pasan en grande. En cambio, el grupo de adolescentes se dedica más a hacer salidas y disfrutar de la ciudad. A los adultos más autónomos se les acompaña a hacer excursiones culturales y muchas actividades fuera del centro», asegura Viso.

Este es el cuarto verano que la Fundació Estela organiza el casal de verano para sus usuarios y usuarias. «Cada año tenemos más participantes», reconoce la coordinadora, que pronto comenzará a trabajar en la programación de las actividades para el próximo periodo de vacaciones escolares de Navidad. Viso apunta que «tenemos muy en consideración la opinión de los usuarios a la hora de planificar la programación de actividades, así como las sugerencias que recibimos de sus entornos familiares. De hecho, la casa de verano finalizó el 9 de septiembre y ahora estamos en proceso de analizar cómo ha ido y qué grado de satisfacción muestran los participantes y sus familias».

El casal de este verano de 2016 comenzó el día 22 de junio y se prolongó hasta el 9 de septiembre en horario de mañana (de 9 a 15 horas). «Durante el mes de agosto, cuando hemos tenido más asistentes, llegamos a tener un grupo de 28 personas. Si contamos todo el periodo, hemos llegado a una cuarentena de usuarios y usuarias, ya que algunos participaron unas semanas y el resto del verano el pasaron de vacaciones con sus familias».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También