Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un viaje de cine con la Orquestra Simfònica Camera Musicae (OCM)

Teatre Tarragona. Las míticas bandas sonoras de John Williams, este domingo bajo la batuta de Vladimir Kulenovic

Glòria Aznar

Whatsapp
El director Vladimir Kulenovic en pleno concierto. FOTO: OCM

El director Vladimir Kulenovic en pleno concierto. FOTO: OCM

La Orquestra Simfònica Camera Musicae (OCM) propone este fin de semana al espectador un viaje cinematográfico por algunas películas legendarias a través de sus bandas sonoras. Así, el Teatre Tarragona se verá transportado este domingo (18 horas) hasta las escenas de la saga Star Wars, aprovechando su último estreno estos días, El ascenso de Skywalker. Pero también a la magia de Harry Potter, E.T. el extraterrestre o Super Man. Míticas bandas sonoras de John Williams que revivirán bajo la batuta del maestro Vladimir Kulenovic y la OCM.

Un concierto con el que Kulenovic invita a «experimentar un vasto viaje imaginativo. La posibilidad de vivir el recuerdo de esas películas en la imaginación mientras se observa el valioso espectáculo de la música en directo frente a sus ojos». Experiencia que califica de «regalo especial», más aún en estos días prenavideños. 

Pensar en bandas sonoras es pensar en John Williams, compositor que ha llevado sus creaciones al cine, la televisión, el teatro, salas de conciertos así como a acontecimientos mundiales. Temas que le han valido cinco Oscar de Hollywood, cuatro Globos de Oro y 23 Grammy, entre los más destacados. 

Sin embargo, ¿son sus creaciones las únicas que se interpretan? «No», responde el director Kulenovic. «Williams es quizás el más popular, pero no iría tan lejos como para decir que siempre se interpreta su obra. En más de un centenar de conciertos de música cinematográfica que he dirigido hasta el momento durante mi trayectoria, hemos interpretado melodías de muchas otras grandes películas de Zimmer, Morricone, Elfman, Shore y Barry, por citar solo algunos ejemplos». 

Darth Vader en el Palau de la Música de Barcelona. FOTO: OCM

En este sentido, el director destaca que justamente se dedica la jornada del domingo a la saga Star Wars por coincidir con el último estreno, uno de los más esperados del año por sus fieles seguidores. Uno de ellos el propio Kulenovic, quien ha visto todos los films anteriores y ha esperado con ansia este. «Cuando tenía nueve años, mi abuelo me llevó a la primera y me enamoré de inmediato», cuenta el director, uno de los mejores de su generación.

«Williams es uno de los grandes compositores de todos los tiempos. Habrá otras oportunidades para dedicarse a otros maestros, combinar sus trabajos con un programa. Pero este fin de semana nuestro objetivo es representar en exclusiva la obra del estadounidense». 

El concierto de este domingo en Tarragona se presenta hasta en cuatro ocasiones. Hoy jueves y el sábado en el Palau de la Música Catalana, en Barcelona (20.30 y 12 horas) y el lunes día 23 en el Auditori de Girona (20.30 horas). Un recital que congrega a grandes y pequeños, a pesar de que para los más jóvenes algunas de estas películas son de otra época. ¿Cuál es el motivo del éxito? «La música se conecta inmediatamente a nuestro subconsciente, involucrando nuestra imaginación y estimulando nuestros sentidos. Experimentamos historias a través de ella de una manera emocional similar a como lo hacemos en una narrativa de otro tipo, visual o escrita. Con la particularidad de que la música es más rápida y más mágica», asegura.

Imágenes que llevan a sentimientos, a estados emocionales, a la alegría o la tristeza. También a la nostalgia. El compositor Erich Wolfgang Korngold fue el primero en unir bandas sonoras con música clásica. Una atractiva mezcla que seduce a otros públicos que nada tienen que ver con los conservatorios. Es abrir el abanico. Como comenta Vladimir Kulenovic, «se trata de una forma familiar de introducir a las personas en este lenguaje.

Especialmente en el caso de Williams, su música tiene sus raíces en la tradición clásica y está muy cerca de Strauss, Wagner, Shostakóvich y otros compositores que se pueden encontrar regularmente en las salas de conciertos. Por lo que si se disfruta de buena música de cine, seguramente también se disfrutará de una gran música clásica de orquesta», señala este profesional, quien defiende que «los grandes compositores están conectados y todos los caminos conducen a J. S. Bach». En relación a las orquestas, el  domingo se pondrá al frente de la Simfònica Camera Musicae. Simbiosis, la del director y los músicos que no puede fallar. «Lo más difícil y también lo más importante es la confianza. Confiar en los músicos de inmediato, incluso sin conocerlos. De igual modo, la orquesta necesita confiar en el director lo antes posible. Para lograrlo, él o ella debe dar esa confianza primero. Es lo único que funciona». 

Las entradas se pueden adquirir en las webs orquestracameramusicae.com y tarracoticket.cat así como en las taquillas del Teatre Tarragona. 

Temas

Comentarios

Lea También