Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una Navidad entre el cine y el espacio

Los más pequeños explorarán hasta el día 4 de enero nuevas experiencias en el Parc de Nadal de Tarragona y Reus, convertidos en astronautas y actores

Rossi Vas / Cristina Valls

Whatsapp
Dos niños junto a una monitora, en una de las actividades del Parc de Tarragona. Foto: P. Ferré

Dos niños junto a una monitora, en una de las actividades del Parc de Tarragona. Foto: P. Ferré

El viento fuerte de ayer no fue un obstáculo para la inauguración del Parc Infantil de Nadal en Tarragona, en su edición de fin de año de 2017. Situado en el Recinte Firal del Palau de Congressos y con un largo de sesenta metros, permanecerá a la disposición de los pequeños entusiastas hasta el 4 de enero.

Convertido ya desde hace años en una tradición navideña y lleno de novedades, las actividades están organizadas por el Club dels Tarraconins, y con la colaboración, entre otras entidades, del Consell Municipal d’Infants de Tarragona, Centres Cívics, Ematsa, Col·legi d’Arquitectes de Tarragona, Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya, etc.

La repostería tiene el éxito garantizado en el Parc de TGN. Foto: Pere Ferré

Disponiendo de un equipo educativo cualificado, el parque está creado con la idea de ofrecer a las familias tarraconenses un espacio de ocio durante estas vacaciones invernales. Basado en una línea educativa y pedagógica de transmisión de valores, este año el Parc Nadal está dividido en ocho zonas. Estas, llevan el nombre de los planetas de nuestra galaxia, incluido el bar que representa Plutón, y un espacio llamado Baby Zone, en servicio de los más pequeños: con sillas adecuadas, microondas, etc. La esencia de la misión revela que el esfuerzo está centrado en potenciar el sentimiento de pertenencia a la ciudad, con conocimientos sobre el patrimonio cultural, histórico y deportivo, a través del Club dels Tarraconins. Otro objetivo es promover la creatividad infantil, implicando a varias entidades que trabajen en nombre de la causa. 

Padres y niños se dieron cita ayer para disfrutar de los más de treinta talleres, de los cuales la mayoría son novedad. Emocionados todos juntos y con alegría,  participaron en las ludotecas, las zonas de robótica y ciencia, especializadas para los participantes más pequeños. Elena Gavaldà, técnica de Comunicación del Club dels Tarraconins, recuerda que el año pasado «hacía muy buen tiempo», pero que este año el viento no ha desmotivado a la gente para que viniera, todo lo contrario.

Los pintacaras, una de las actividades más emblemáticas. FOTO: PERE FERRÉ

Una de las monitoras, Esther Casanova, de 35 años, es la responsable de la Zona Júpiter. Exclama que asiste desde hace siete años. Rememora el caso de un padre que vive en los Estados Unidos, y que una vez hizo junto a su hijo, el modelo de un astronauta. «Los niños siempre muestran mucha creatividad. Muchas veces participan los padres también», comenta sobre su taller, donde se implican participantes a partir de los cuatro años. En el trabajo, cuentan con sus «ayudas e ideas mutuamente», expone. 

Macià Oliver, de 39 años, es un técnico de diseño gráfico, que trajo a su hija Nahia, de 8 años, porque ambos aprovechan estos ratos para estar juntos creando cosas. «Me gusta venir por las manualidades», dice tímidamente Nahia. Estaba haciendo un sol de papel de colores rojo y lila, elegidos gracias a su imaginación infantil. Vive en Tarragona y participa con su padre en los talleres desde hace cuatro años. Un caso parecido al suyo tiene Maria Rojo, de 44 años, la que confiesa de tenerlo muy fácil ya que vive al lado del Palau de Congressos. Su hijo, de 4 años, estaba haciendo una estrella. A la pregunta de por qué eligieron exactamente esta figura, exclamaron que se debía a una canción aprendida en el colegio.

FOTO: Alba Mariné

El parque estará abierto de 11 a 14 h y de17 a 20 h. Una de sus  sorpresas son los dos espacios para los espectáculos en el recinto.

Deportes, solidaridad, creatividad y mucho cine. De estas disciplinas, entre otras, se puede disfrutar este año en el Parc de Nadal de Reus, ubicado en el edificio del Tecnoparc hasta el día 4 de enero. Ayer miércoles, día inaugural, se reunieron centenares de familias, que juntas descubrieron el hilo conductor de la presente edición: el cine. Hacer foco a esta gran industria deriva del éxito del cortometraje de Juanjo Giménez, Timecode, producido por la Escola de Cinema de Reus. Muchas de las entidades colaboradoras basaron sus actividades en alguna de las tareas relacionadas con el cine. Es el caso de la Associació dels Amics del Barri Gaudí, quienes organizaron un taller de 20 minutos para realizar unas gafas 3D o una claqueta, una alternativa aprovechada por la Associació dels Portadors del Lleó de Reus, en la que además se encuentra presente el elemento festivo. 

Los paseos con caballitos a ruedas se han convertido en toda una tradición en el Parc de Nadal de Reus. Foto: Alba Mariné

La Associació Reus Samba se atrevió a hacer bailar a los niños. Eso sí, los mayores de nueve años. «La tarea consiste en que aprendan y se familiaricen con un instrumento musical que encontraran en la entrada de la actividad. Acto seguido, verán un vídeo que les servirá de tutorial para realizar un musical. Cuando lo tengan claro, se le grabará para un musical», explicó el voluntario Adrià Roca. Desde la entidad Madríl·lia, organizaron un taller de un teatro a papel. «Los pequeños pueden escoger su personaje favorito, colorearlo y mediante manualidades, montar un escenario personalizado», resumieron. También se hizo una breve visionado de películas, fue el ejercicio de educación por valores por el que optó Federació Mestral Cohesió Catalunya Discat con su actividad Solidaritat de pel·lícula. «Gente de todas las edades prueba cómo es jugar con una silla, y antes les enseñamos alguna película que muestren esta dimensión concreta», detalló Yolanda Benache. 

Temas

Comentarios

Lea También