Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una Operación Retorno escalonada no evita retenciones kilométricas

Por la tarde apenas se registraron problemas, sólo a primeras horas unos seis kilómetros en la N-340, en Coma-ruga

Àngel Juanpere

Whatsapp
Aspecto que ofrecía ayer al mediodía el tramo final de la autovía A-7, en La Móra, antes de convertirse en N-340. FOTO: PERE FERRÉ

Aspecto que ofrecía ayer al mediodía el tramo final de la autovía A-7, en La Móra, antes de convertirse en N-340. FOTO: PERE FERRÉ

Retorno relativamente tranquilo de las vacaciones de Semana Santa, aunque no faltaron las colas. Las carreteras de la demarcación de Tarragona apenas presentaron problemas ayer por la tarde. Los principales se concentraron al mediodía, cuando las retenciones alcanzaron los 14 kilómetros en la carretera N-340 y unos diez en la AP-7. Por la tarde todo cambió y se pudo circular tranquilamente. La situación fue parecida a la vivida el año pasado.

El balance de víctimas mortales durante esta Semana Santa en las carreteras catalanas es de una persona fallecida. Ocurrió el pasado martes en la autovía A-7 a su paso por el término de Cambrils. También el año pasado se produjo un sólo accidente mortal. Fue en la N-240, en L’Espluga de Francolí.

La carretera N-340 fue la principal vía que presentaba importantes retenciones de tráfico durante la mañana de ayer, Lunes de Pascua. Los automovilistas tuvieron que armarse de paciencia para circular entre la rotonda de La Móra (Tarragona) y Coma-ruga, unos problemas que comenzaron a las doce y cuarto de la mañana y que comportaron unos catorce kilómetros intermitentes de retención.

Según el Servei Català de Trànsit (SCT), entre La Móra (al finalizar el tramo de la autovía A-7) hasta pasado Torredembarra había un primer bloque de retención –entre los kilómetros 1.169 y 1.176-. Más tarde, entre el 1.180 y el 1.187, en la zona de Coma-ruga, volvía a haber una bolsa de otros siete kilómetros de circulación con retenciones, siempre sentido Barcelona. Ello era debido tanto por los vehículos que querían volver al área metropolitana de Barcelona como aquellos que realizaban desplazamientos de corto recorrido porque habían decidido aprovechar el día primaveral para comerse la mona en la playa o en alguno de los municipios que convocaban actividades, como el Aplec de Pascua en la ermita de Montornès, en La Pobla, o el de Roda de Berà, en su ermita. El año pasado, al mediodía del Lunes de Pascua, se contabilizaron 18 kilómetros de retención en la N-340, entre Tarragona y Roda de Berà.

El SCT también informaba que había diez kilómetros de circulación con retenciones en la autopista AP-7 entre Roda de Berà y la salida de Torredembarra –entre los kilómetros 225 y 235–, sentido Barcelona. En la misma vía pero en Terres de l’Ebre se contabilizaban seis kilómetros de retenciones en L’Ametlla de Mar, entre los kilómetros 300 y 306.

También había congestión en la C-14, entre Alcover y Montblanc, al haber sólo un carril de circulación en cada sentido. La situación continuó por la tarde con vehículos que se dirigían hacia la zona de la Vall de l’Ebre.

Por la tarde la situación cambió. A las cinco había apenas seis kilómetros en la N-340, en Coma-ruga, para acceder a la AP-7. En esta autopista se contabilizaban dos kilómetros y medio en la misma zona.


Siniestralidad
Por lo que respecta a la siniestralidad en las carreteras de la demarcación de Tarragona, ayer se produjeron tres accidentes de tráfico. El primero tuvo lugar minutos antes de las doce del mediodía en el kilómetro 281 de la autopista AP-7, en el término de Vandellòs i l’Hospitalet. Se vieron implicados dos vehículos. Media hora más tarde, en el kilómetro 19,100 de la T-702, en La Vilella Baixa (Priorat) se accidentó un motorista, que resultó herido leve.

Minutos antes de las dos de la tarde un turismo se salió de la vía en la carretera N-340, en el término de Vandellòs i l’Hospitalet. Acudió una dotación de bomberos y sólo hubo un herido leve.

A las ocho y media de la noche del domingo en el kilómetro 17,500 de la T-11, en la rotonda de acceso a la autovía A-27 chocaron dos vehículos –un BMW y un Renault Scenic–, con el balance de un herido leve. Se vieron implicados dos vehículos. Al lugar acudió una dotación de bomberos, una patrulla de los Mossos y una ambulancia del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM).

Temas

  • TARRAGONA

Lea También