Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una década de ideas y dejadez

Mezquita, biblioteca, hemeroteca, espacio turístico... Muchas han sido las propuestas que se han lanzado mientras el espacio ha ido degradándose
Whatsapp
Imagen del pasado mes de mayo del antiguo hall de acceso a las oficinas del Banco de España. Foto: Lluís Milián

Imagen del pasado mes de mayo del antiguo hall de acceso a las oficinas del Banco de España. Foto: Lluís Milián

El antiguo edificio del Banco de España se encuentra en un estado lamentable. Este redactor tuvo la oportunidad de poder entrar en el recinto el pasado mes de mayo y comprobó, en primera persona, el deterioro que ha sufrido un inmueble que, en el pasado, fue uno de los más lujosos de la ciudad.

Palomas, excrementos, restos de botellas, periódicos muy antiguos, revistas y un olor insoportable son las principales características que, por desgracia, contemplan actualmente el edificio situado en el número 101 de la Rambla Nova, que se encuentra sin ningún uso desde el 31 de diciembre de 2003. Desde entonces muchos han sido los anuncios y las ideas que se han puesto sobre la mesa, esto sí, sin llevar a cabo ningún tipo de mantenimiento.

Inicialmente la idea del Gobierno Central era situar allí dependencias de la administración del Estado. Esta posibilidad chocó con el exalcalde Joan Miquel Nadal, quien empezó a negociar la recuperación del inmueble. Posteriormente, durante la campaña electoral de 2007 el candidato de ICV, Lluís Balart, lanzó la propuesta de convertir el edificio en una mezquita, mientras que el resto de formaciones se decantaron por usos más culturales, como una biblioteca o una hemeroteca.

Pese a todas estas ideas, el espacio no fue de titularidad municipal hasta 2010, año en el que el entonces concejal de Promoció Econòmica, Sergi de los Rios (ERC), anunció que se convertiría en un centro de interpretación turística. Pese a ello, finalmente este proyecto quedó olvidado en un cajón para convertirse, según los últimos anuncios, en un museo dedicado a la actividad química. ¿Al undécimo año será la vencida? Se aceptan apuestas.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También