Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una familia desalojada de Bonavista no puede pagarse un piso de alquiler social

Carmen Castillo está sin trabajo y el dinero que guarda es para reparar su casa. Pagar el alquiler significa quedarse sin fondos

Jordi Cabré

Whatsapp
Carmen Castillo lleva 20 días viviendo provisionalmente en una habitación del hotel Urbis. FOTO: PERE FERRÉ

Carmen Castillo lleva 20 días viviendo provisionalmente en una habitación del hotel Urbis. FOTO: PERE FERRÉ

Las Navidades para Carmen Castillo se están convirtiendo en una pesadilla. Ella es una de las cinco familias que vivían en el bloque de la calle Disset, en Bonavista. El día 5 tuvieron que coger sus enseres y salir de allí. El riesgo de derrumbe era muy alto y la seguridad de las personas no estaba garantizada.

El Ayuntamiento realojó temporalmente a las familias en el Hotel Urbis y durante estas tres semanas se ha intentado buscar una solución. Dos de ellas están en un piso de acogida, propiedad de Emergència Social de la Generalitat. Otros dos siguen en el hotel y el último ha encontrado un piso de alquiler en el mismo barrio de Bonavista.

Carmen Castillo se encuentra en una encrucijada. Le dieron el finiquito en el trabajo y está actualmente en paro. La indemnización bloquea que le den un piso con un alquiler social bajo y la única oferta planteada es «un piso en la zona de Joan XXIII con dos habitaciones, comedor cocina y 350 euros al mes», explica.

El dilema de Castillo es que «si pago el alquiler, me quedo sin dinero para reparar mi casa y ya me he gastado más de mil euros en el estudio geotécnico que debe desvelar qué patologías tienen los cimientos», explica.

Por esta razón, Carmen se siente frustrada y desesperada y no sabe qué hacer. «En la oficina, cuando les planteé mi situación me dijeron con buenas palabras que no podían hacer nada y que la indemnización, el dinero recibido, impedía un alquiler social», explica.

Carmen Castillo está en contacto con Ana Santos, concejal de Serveis a la Persona, para ver si puede echarle una mano. Mientras, pasa las fiestas en el Urbis.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También