Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una fiesta para reivindicar la producción de vinos naturales en Tarragona

Ayer tuvo lugar la octava edición de La Bacanal del Vi, un acto organizado por el bar El Cortijo, en la calle Rebolledo

Carla Pomerol

Whatsapp
La Bacanal del Vi, tuvo lugar en el bar El Cortijo, en la calle Rebolledo

La Bacanal del Vi, tuvo lugar en el bar El Cortijo, en la calle Rebolledo LLUIS MILIAN

Parece solamente una fiesta, pero va más allá. La Bacanal del Vi, acto organizado por el bar El Cortijo, –situado en la calle Rebolledo–, reivindica la elaboración de los vinos naturales y de «los productores que trabajan la tierra de manera natural», explicaba Santos Masegosa, organizador y propietario de El Cortijo. La Bacanal del Vi celebró ayer su octava edición y volvió, como cada año, a ser un éxito. Productores de vinos naturales de la Conca de Barberà, del Penedès y del Priorat, entre otros, protagonizaron la jornada. Pero si el vino va acompañado por una degustación de los platos más emblemáticos de El Cortijo, la cosa aún mejora.

A partir de las once de la mañana, la calle Rebolledo, situada en la Part Baixa de la ciudad, se fue llenando de amantes del vino. «Se trata de probar los mejores vinos naturales del país y poder hablar y conocer como los elaboran los productores», explicaba Santos Masegosa. El funcionamiento era sencillo: copa, cinco degustaciones de vino y cinco de tapas, al precio de 12 euros. 

Fernando Angulo, productor de vino natural de Sanlúcar de Barrameda, era la primera vez que participaba en el acto festivo. «Durante la elaboración del vino, no añado ningún aditivo. Dejo que la viña y el suelo hablen por si solo», explicaba Angulo, mientras que servia un vino espumoso a uno de los clientes. «Se trata de elaborar el producto con un método ancestral, muy antiguo. Se pisa la uva, se fermenta, se pone en la botella y se tapa. Entonces, al estar cerrada la botella, la levadura no se transforma en alcohol, se transforma en carbónico. En este punto se crean las burbujas naturales», explicaba el productor a un cliente.

Por otro lado, Bernat Ríos, un tarraconense que no se pierde ninguna edición de La Bacanal del Vi, aseguraba que «es un privilegio poder hablar con los productores. Tengo un restaurante y sirvo vinos naturales. Después de hablar con ellos, es mucho más fácil explicar a los clientes las virtudes de este producto».

Temas

  • vino
  • etnoturismo
  • part baixa

Comentarios

Lea También