Más de Tarragona

Una heroína anónima para cada día del año

Laura Recasens ha dedicado el último año a publicar, cada día, las fotos e historias de mujeres admirables de la demarcación contadas por ellas mismas

Norián Muñoz

Whatsapp
Hanan Riyan, Núria del Rio Pérez, Montse Garcia Biosca y Maria Teresa Saperas. Cedidas

Hanan Riyan, Núria del Rio Pérez, Montse Garcia Biosca y Maria Teresa Saperas. Cedidas

El año pasado, más o menos por estas fechas, Laura Recasens fue testigo de lo que suele pasar siempre en vísperas del 8M: Todo comenzó a teñirse de lila y se hablaba de mujeres en los medios de comunicación y en las redes sociales. «Pero a mí me interesaba lo que iba a pasar a partir del 9 de marzo, lo que íbamos a hacer para visibilizarlas», cuenta.

Hanan Riyan tiene parálisis cerebral y es terapeuta de Reiki. Foto: Cedida

Ese es el sentido del proyecto Heroïnes Anònimes (heroinesaninimes en Instagram y GeaCulture en Facebook) que Recasens, activista por los derechos de las mujeres, inició justamente el 9 de marzo del año pasado. La idea consiste en publicar, cada día, durante un año, la fotografía de una mujer del Camp de Tarragona o de Terres de l’Ebre junto a su historia.

Al principio su intención era ir personalmente a buscar a esas mujeres en sus vidas cotidianas y pedirles que participaran en el proyecto, pero llegó la pandemia y tuvo que repensarlo todo porque a los pocos días de empezar nos confinaron.

Núria del Rio Pérez, bombera y castellera. Foto: Cedida

De esa forma las primeras fueron amigas suyas, mujeres de su círculo más cercano a las que convenció para mostrarse, algo que no siempre fue fácil. «Lo primero que me decían era que ellas no eran heroínas de nada, aunque son mujeres valiosas que han luchado muchísimo y a quienes nadie les ha regalado nada».

Por eso pensó que lo mejor era que ellas mismas contaran su historia, «porque cuando se paran a pensar y repasan su trayectoria se dan cuenta de todo lo que han luchado y todo lo que han conseguido; es un ejercicio de empoderamiento... Porque la sociedad nos hace creer que si no hemos subido al Everest o ganado un premio Nobel no eres importante, pero resulta que con pequeñas cosas estamos cambiando el mundo entre todas».

Heroicidades

Y es que Recasens opina que simplemente vivir en una sociedad machista ya obliga a las mujeres a realizar pequeñas y grandes heroicidades.

Con los días, además, la onda se fue expandiendo y las historias de una mujeres llevaron a otras hasta conseguir perfiles de lo más variados. Como ya casi ha completado las 365 historias, explicar la variedad de perfiles es complicadísimo, pero basta con ver las de los últimos días para hacerse una idea: hay una psicóloga, una bioquímica que ahora vive en Noruega y prepara un Ironman, una restauradora que se dedicó a la crianza de sus hijos, una mujer que superó un problema de salud, una emprendedora de casi 90 años que patentó unos pañales de tela...

Montse Garcia Biosca, trabajadora social y experta en igualdad. Foto: Cedida

Entre las heroínas las hay de todas las edades, con discapacidad, y de orígenes de lo más diversos. Quedan retratadas por igual mujeres que llegaron sin nada a sacar adelante a sus familias y mujeres con responsabilidades que se han encontrado con que en una reunión lo más importante era si iban en pantalón o en falda. «Al final entre todas hemos ido tejiendo una especie de manta de patchwork», explica.

Lo que aparece en Instagram y en Facebook es apenas una parte de lo que le escribieron. Muchas son historias muy íntimas, como la de una persona que conoce y que sufrió una violación. «Son cosas que te llegan, que te remueven. Admiro su manera de sobrevivir a eso y cómo ha luchado con ello», recuerda.

A nivel personal, con muchas ha establecido un vínculo y cree que esta lucha para visibilizarlas ha valido la pena. «Tenemos miedo a que nos juzguen, a que nos señalen, pero yo les digo ‘si tú eres una reina que lo flipas’».

Maria Teresa Saperas, tiene casi 90 años y ha patentado unos pañales de tela. Foto: Cedida

Mesa redonda y exposición

Ahora que ya casi ha acabado el experimento, Laura organiza una exposición con las mujeres que componen cada uno de los doce meses y que se inaugura esta tarde en el Espai Jove Kesse.

Además, a las ocho de la tarde hay una mesa redonda en el mismo espacio en la que participan algunas de las mujeres que han aparecido en el proyecto.

Y aunque la intención era que el ejercicio solo durara un año, Recasens explica que todavía hay muchas mujeres por visualizar, por lo que están buscando la manera de darle continuidad a través de la cooperativa Combinats, de la cual Recasens es socia.

Temas

Comentarios

Lea También