Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una iniciativa para acabar con la soledad de las personas mayores en Tarragona

Dos amigas, Pura y Teresa, cuentan cómo funciona el programa de acompañamiento de Cáritas ‘Ara al teu costat’: «Desde que llegó tengo otra ilusión»

Norian Muñoz

Whatsapp
Teresa y Pura García, participantes del programa ‘Ara al teu costat’ de Cáritas. FOTO: Pere Ferré

Teresa y Pura García, participantes del programa ‘Ara al teu costat’ de Cáritas. FOTO: Pere Ferré

Teresa García y Pura García llegan caminando de la mano. Aunque por la cercanía y por la coincidencia en el apellido podrían pasar por familia, lo cierto es que son buenas amigas. Teresa cuenta que «Pura es una adelantada a su tiempo, puedes hablar con ella de cualquier cosa, ha viajado mucho y hasta se maneja bien con el Whatsapp». Pura no puede ocultar el cariño que le tiene a Teresa: «Desde que llegó tengo otra ilusión y espero sus visitas como agua de mayo. Ella fue la que me quitó el miedo a salir a la calle otra vez».

Teresa y Pura forman parte del proyecto Ara al Teu Costat de Cáritas diocesana de Tarragona y una vez a la semana se reúnen durante dos horas para salir a pasear, tomar un cafe... Son gestos sencillos, pero para Pura han significado mucho.

Pura, que tiene 79 años, es viuda desde hace 25 y no tuvo hijos. Siempre había tenido una vida autónoma y cuenta con unas buenas vecinas que siempre están pendientes de ella y unos sobrinos en Manresa muy cariñosos que no le pierden la pista. «Nunca he sido una persona rara», dice, para explicar que tiene un carácter sociable. El problema comenzó hace unos meses, cuando se rompió la cadera, le colocaron una prótesis y cogió miedo a salir a la calle. 

Faltan voluntarios

Julia Erro, responsable de voluntarios de Cáritas en Sant Pere i Sant Pau, conocedora de su situación, ató cabos enseguida cuando conoció a Teresa, madre de tres hijos que le contó que estaba pensando en apuntarse a alguna labor de voluntariado. Las juntó para probar y hoy está contenta de haber acertado de pleno. Pura apenas puede contener las lágrimas cuando lo recuerda. «Teresa llegó en el momento más oportuno».

Julia siempre tiene el radar puesto para buscar nuevos voluntarios para la causa. «El otro día me enteré de que una señora muy maja está a punto de jubilarse, la iré a ver», cuenta. Núria Vergés, técnica del proyecto, agradece mucho su trabajo, porque actualmente en la demarcación hay peticiones de acompañamiento de personas mayores que están sin atender porque faltan voluntarios.

Núria explica que basta con comprometerse con dos horas semanales para participar en el proyecto y los voluntarios reciben una formación para desarrollar su labor. Se trata, además, de acompañamiento emocional, no de suplir necesidades de la vida diaria que ya cubren los profesionales o la familia.

Y es que no sólo se trata de vivir solo, sino de sentir soledad. Algunos de los mayores del programa tienen familia, «pero a veces los hijos creen que con que sus padres tengan comida, les lleven al médico o al banco es suficiente, cuando en realidad lo que necesitan es compañía», cuenta Erro.

Recibir más de lo que das

Como suele suceder, Teresa dice que siendo voluntaria «recibes más de lo que das». Cuenta que su madre, mayor, también vive sola y en otra ciudad. Una vez la llamó por teléfono y escuchó que tenía una voz rara. Le respondió que era porque llevaba todo el día sin hablar con nadie. «Eso me dio que pensar», cuenta.

Los interesados en participar en el programa, tanto voluntarios como mayores, pueden llamar al teléfono 680 12 70 47 o escribir al correo voluntariat@caritastarragona.cat.

Amics de la Gent Gran también busca voluntarios

Desde hace dos años la entidad Amics de la Gent Gran se encarga de dar compañía emocional a personas mayores en Tarragona. Ya llevaban 20 años realizando la misma labor en Cambrils y cinco en Reus. 

Cuenta la coordinadora técnica de la entidad en Tarragona, Magda Civit, que la mayoría de las personas que atienden tiene entre 80 y 85 años. Actualmente cuentan con doce voluntarios en el programa, pero hacen falta más porque hay personas mayores en lista de espera.

Los encuentros de mayores y voluntarios son de dos horas semanales que deciden de mutuo acuerdo en qué emplear. De tanto en tanto también se reúnen para compartir talleres y meriendas como la que organizaron hace poco adelantándose a la verbena de Sant Joan.

Los interesados en contactar con la entidad pueden hacerlo a través del teléfono 619438132 o el correo electrónico: info@amicsdelagentgran.org

Temas

Comentarios

Lea También