Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una joven letrada de la provincia gana el Premio INAP 2018 para tesis doctorales

Sílvia Carmona es licenciada por la URV y técnica de los servicios jurídicos de la Xarxa de Santa Tecla

Diari de Tarragona

Whatsapp
Silvia Carmona, de 28 años, es graduada en Derecho por la Universitat Rovira i Virgili. FOTO: cedida

Silvia Carmona, de 28 años, es graduada en Derecho por la Universitat Rovira i Virgili. FOTO: cedida

Silvia Carmona Garias, de 28 años, es graduada en Derecho por la Universitat Rovira i Virgili, donde es profesora asociada del Departamento de Derecho Público, y técnica del área de Servicios Jurídicos de la Xarxa de Santa Tecla. También es máster en Estudios avanzados en Administración y Derecho público, una formación que finalizó con un trabajo que fue la semilla de su tesis Democracia y Gobierno abierto: una nueva cultura administrativa, con el que ha ganado el Premio INAP 2018 con la máxima puntuación, dotado con 3.000 euros y la publicación de su obra.

«Ya cuando estudiaba me incliné hacia el derecho administrativo, porque lo veía como una opción de servicio público que me atraía mucho y no me costaba nada aprender los conceptos», explica Silvia Carmona, que entiende la administración pública como la puerta de entrada de la ciudadanía para poder relacionarse con, por ejemplo, las instituciones y con los poderes y, tal como defiende en su tesis, «para poder influir y decidir».

En este trabajo, la abogada analiza la situación actual y los problemas, los cambios sociales, el progreso de la tecnología, entre otros, que hacen que la sociedad evolucione y adelante y que también deberían cristalizar en la administración. «Pero me he dado cuenta», afirma, «que la administración en este sentido está muy atrasada y que actualmente se produce un hecho que no había ocurrido antes: que los ciudadanos se consideran igual o más competentes que los que están en el poder. Esto, añadido a la sensación generalizada de corrupción que tenemos hoy en día, hace que los ciudadanos quieran expresar su opinión e influir. Pero no tenemos los medios».

La tesis analiza esta tendencia, «que no se produce sólo aquí sino que pasa en todas partes» y compara la experiencia con la de otros países. «La iniciativa más potente en este sentido fue la del Gobierno Abierto impulsado por la administración Obama, que se fue replicando en todas partes, también en nuestro país, donde se ha plasmado en muchas experiencias, algunas en el ámbito local y otras autonómico», asegura Carmona, quien añade que «el problema es que no hay una estrategia integral para hacerlo posible». Así, el trabajo propone que esta estrategia integral se convierta en un principio para todas las administraciones y las instituciones.

Este cambio de paradigma afectaría la percepción que la ciudadanía tiene de la administración. ¿Cómo? Pues, según Carmona, ayudaría a la regeneración de la confianza que, como asegura, se ha perdido en los servicios y los servidores públicos, permitiría recuperar la confianza y que fueran los propios ciudadanos los que decidieran cuáles son los intereses generales mediante procesos participativos. «Se trata de un cambio de paradigma y, al mismo tiempo, de un cambio cultural, que costará pero que aportaría muchos beneficios», asegura.

A efectos prácticos, el trabajo Democracia y Gobierno abierto: una nueva cultura administrativa propone una serie de medidas integradoras y transversales en el ámbito administrativo que permitan convocar procesos participativos con garantías; en materia política, que hagan que los políticos mejoren su comunicación con las personas, en el ámbito constitucional, mirar el tema del sufragio universal y aprovechar las nuevas tecnologías, etc.

Temas

Comentarios

Lea También