Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una mina de agua paraliza de nuevo las obras en el Corredor

El ramal desde Vila-seca a la estación del AVE La Secuita no está construido ya que se ha detectado agua subterránea. Adif mantiene que su puesta en servicio está «garantizada»

Núria Riu

Whatsapp
Varios pozos de agua obligan a modificar el proyecto para la construcción del ramal que conecta Tarragona con el Corredor.  FOTO: pere ferré

Varios pozos de agua obligan a modificar el proyecto para la construcción del ramal que conecta Tarragona con el Corredor. FOTO: pere ferré

Enésima traba en el proyecto del Corredor del Mediterrani en su paso por la demarcación de Tarragona. Cuando la puesta en funcionamiento de esta infraestructura debe ser inminente, una parte de la obra aún no está finalizada y la empresa constructora no está trabajando en la zona.

Los problemas se localizan en el término municipal de Vila-seca. El eje principal de la nueva variante ya está finalizado y los convoyes en fase de pruebas hace unos meses que ya iniciaron los tests de evaluación. No obstante, una parte del ramal de acceso aún está por construir. Se trata de uno de los brazos de la Y que forma esta infraestructura en su paso por este municipio del Tarragonès. Este by-pass se encuentra a escasos metros del punto en el que la línea del Corredor del Mediterrani se junta con la del AVE Madrid- Barcelona. Es lo que se conoce como el nudo de Vila-seca, un enclave en el que la línea principal Barcelona-València se bifurca para enlazar con el eje Reus- Barcelona. Este doble ramal debe permitir, por un lado, que los convoyes de mercancías y pasajeros procedentes del sur puedan incorporarse a la vía Reus-Tarragona-Barcelona y, por tanto, detenerse en la estación ubicada en el Passeig d’Espanya. 

Asimismo, el segundo de estos brazos es el que debe facilitar que los trenes de viajeros procedentes de Barcelona accedan a Tarragona ciudad desde la estación del AVE La Secuita. Este segundo vial es el que aún no está construido, de forma que la ciudad de Tarragona verá sustancialmente rebajadas sus expectativas sobre la nueva infraestructura. El problema se ha originado por la presencia de una antigua mina de agua, en desuso, que ha hecho que a día de hoy aún haya un tramo de más de un kilómetro de longitud en el que aún no hay vía. 

La denuncia la han hecho un grupo de alcaldes y de diputados de ERC que constataron que en este punto las obras no están acabadas y desde inicios del mes de diciembre no se está trabajando. Sobre el terreno pueden verse diferentes aperturas de varios pozos tapadas con palés. Una situación que ha denunciado el representante de Decidim Vila-seca, Josep Foraster, quien mostraba su «preocupación». «Más allá de las molestias que genera que de un día para otro dejen el pico y la pala y se vayan, lo peor del caso es que el acceso a las obras es facilísimo y ahora mismo no hay nada aquí controlando. Si pasa algo, ¿quién es el responsable», decía.

La empresa pública Adif ha confirmado la existencia de un problema debido a la presencia de agua en el subsuelo. Según ha explicado, cuando la empresa constructora procedió a hacer un desmonte –excavación de tierra para rebajar la rasante del terreno, reduciendo así su cota y formando un plano– se detectó la presencia de una «especie de pozos». 

Esto ha obligado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) que ejecuta la obra a impulsar un conjunto de actuaciones complementarias para garantizar la seguridad y estabilidad del terreno antes de habilitar la plataforma sobre la que se asentará la vía.  El ente gestor de infraestructuras asegura que ahora se está redactando el proyecto para estas actuaciones complementarias que, en todo caso, tienen que hacerse antes de procederse a habilitar la plataforma. Se prevé que los trabajos puedan impulsarse a lo largo de este 2019. Sin embargo, Adif asegura que «en ningún caso compromete la puesta en servicio de la variante según lo previsto». 

Restos arqueológicos

Aunque éste no es el único problema que presenta el proyecto en este mismo municipio. A escasos metros se ha detectado la presencia de restos arqueológicos, que han paralizado, en este caso, a una de las actuaciones paralelas a la construcción de la vía. Se trata de la prolongación del Raval de la Mar hasta La Plana, un eje de 3,7 kilómetros de longitud que el Ayuntamiento de Vila-seca consiguió incluir dentro de la ejecución de la infraestructura ferroviaria.

Los restos detectados se ubican  en la superficie de terreno junto a la línea Reus-Tarragona. Son cinco silos que ya han inspeccionado los arqueólogos y que no presentan un interés especial. Según lo previsto en estos casos, tiene que excavarse, fotografiarse y documentarse antes de volverse a tapar. Los trabajos podrían concluirse en quince días, según especificaron expertos en la materia. No obstante, la empresa ya tiene un despliegue de mínimos en el territorio. «Llamé al encargado de la obra y me dijo que ya estaba en Galicia, que allí hay mucho trabajo por hacer, que hay que acabar el AVE», decía el alcalde de Montblanc, Josep Andreu.

La situación ya ha generado las primeras reacciones dentro de la formación republicana. El diputado tarraconense en el Congreso, Jordi Salvador, avanzó que «una vez más, vamos a preguntar qué pasa con el Corredor del Mediterrani ya que se llenan la boca con los presupuestos y la realidad es que no se está haciendo nada de nada». El nudo de Vila-seca no está resuelto. Sin embargo, sobre el terreno, ayer por la mañana tan solo había un topógrafo junto a la obra.

Comentarios

Lea También