Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ALIMENTACIÓN

Una mujer de Valls, en la UVI por comer habas

No sabía que padece favismo, una alergia a las habas que casi le cuesta la vida.

Diari de Tarragona

Whatsapp
Las habas pueden causar muchos problemas a las personas que carecen de una determinada enzima.

Las habas pueden causar muchos problemas a las personas que carecen de una determinada enzima.

Una mujer de Valls, de 75 años de edad, se encuentra ingresada en la Unidad de Vigilancia Intensiva del Hospital Clínic de Barcelona a consecuencia de haber ingerido habas, un alimento al que es alérgica y no lo sabía. La mujer, que ya está fuera de peligro, padece el denominado favismo, una deficiencia enzimática que convierte las habas en un peligroso componente para las personas que carecen de esta enzima. Se trata de la G6PDH (glucosa 6 fosfato deshidrogenasa) y debido a ello el cuerpo pierde buena parte de la acción del glutation Las personas sin G6PDH, si comen habas, no puede hacer frente a los radicales libres y especies reactivas que se producen. Esto puede implicar que los glóbulos rojos se lisen (anemia hemolítica) y el bazo deba eliminarlos aceleradamente pudiendo causar síntomas como orina oscura, ictericia (coloración amarillenta de piel, ojos y mucosas), malestar, fiebre y vómitos. En el caso de la afectada de Valls, sufrió unos primeros síntomas que hicieron pensar a los médicos de urgencias que podría tratarse de un infarto. Las pruebas de cardiología descartaron esta posibilidad hasta que al ser ingresada en el Hospital Clínico diagnosticaron que la paciente había sido víctima del favismo.

Se calcula que en el mundo más de 400 millones de individuos padecen favismo. En España, la incidencia es entre el 0,1 y el 1% de la población. Normalmente, las personas con favismo rechazan instintivamente este alimento. Sólo con el olor ya experimentan rechazo. La señora afectada de Valls no tenía las habas entre su dieta, precisamente porque no le gustaban. Sin embargo, en este caso, una comida familiar con habas recién recogidas del huerto de un pariente hizo que hiciera una excepción que casi le cuesta la vida.

Comentarios

Lea También