Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una mujer ebria acaba detenida por intentar sacar el coche del depósito

Los agentes tuvieron que acceder al interior del coche para quitar las llaves del contacto y evitar que se autolesionase

Àngel Juanpere

Whatsapp
La mujer puso en marcha su coche y se plantó delante de la barrera de acceso. FOTO: LLUíS MILIáN

La mujer puso en marcha su coche y se plantó delante de la barrera de acceso. FOTO: LLUíS MILIáN

Una conductora que circulaba de madrugada con las luces apagadas del vehículo y saltándose semáforos en rojo acabó siendo interceptada por la Guàrdia Urbana, que la multó y la grúa se llevó el vehículo. Posteriormente, la mujer acudió al depósito y se quería llevar su coche, momento en que fue interceptada por los agentes, que tuvieron trabajo para que depusiese su actitud. Acabó detenida y en la comisaría de Mossos intentó autolesionarse poniéndose una media en el cuello.

La mujer, Ruxandra C., de 35 años y vecina de Tarragona, circulaba al volante de un Peugeot 207. Sobre las cinco de la madrugada del pasado domingo una patrulla se encontraba en la Rambla Vella. Vio el turismo que circulaba por la calle Portalet en dirección a la Rambla Vella con las luces apagadas. En la Rambla iba en dirección a la Plaça Imperial Tàrraco, momento en que la patrulla realizó señales para que la mujer encendiera las luces. Pero ella miró hacia los guardias, aceleró y siguió con las luces apagadas.

La patrulla siguió a la mujer con las luces prioritarias. En la intersección de la Rambla Vella con la calle Sant Francesc, el semáforo estaba en rojo y se lo saltó. Lo mismo hizo con el que hay entre Sant Francesc y la Rambla Nova. Finalmente pudo ser interceptada a la altura del número 29 de la calle Unió. Los agentes la denunciaron por saltarse dos semáforos en rojo y por ir sin el alumbrado correspondiente.

La mujer, según fuentes policiales, no paraba de gritar y llorar en plena calle. Inicialmente, se negó a realizar la prueba de alcoholemia, aunque finalmente accedió. Su tasa era casi cinco veces superior al límite establecido. Ante ello, la grúa municipal retiró el vehículo hasta el depósito municipal.

Sobre las 6.40 horas, el encargado del depósito solicitó presencia policial porque había una mujer que intentaba llevarse su vehículo sin autorización. Cuando llegó la patrulla, vio el Peugeot en la puerta de entrada y con el motor en marcha. Los agentes se acercaron al vehículo e indicaron a la mujer que parase el motor. Pero ella hizo caso omiso e incluso aceleró el motor –que estaba en punto muerto–. Los guardias tuvieron que entrar en el turismo para sacar las llaves del contacto. La mujer, según la Guàrdia Urbana, no paró de escupir a los agentes y también intentó morderlos. Ofreció una gran resistencia al arresto, momento en que les arañó los brazos con las uñas.

Tras el arresto, la mujer fue llevada a Urgencias del Hospital Santa Tecla para un reconocimiento médico y después a los calabozos de la comisaría de los Mossos d’Esquadra en Campclar. Un agente que la custodiaba la vio en el suelo, ya que al parecer intentó autolesionarse con una media-calcetín alrededor del cuello. La detenida ya estaba más calmada después de que durante las primeras horas estuviese muy alterada.

n n n

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También