Más de Tarragona

Una pulsera controla el paso del paciente por el quirófano

El Hospital Santa Tecla pone en marcha un sistema que permite a los familiares saber en qué etapa de la operación se encuentra el paciente

CARLA POMEROL

Whatsapp
El brazo de un paciente quirúrgico y la aplicación del móvil. FOTO: pere ferré

El brazo de un paciente quirúrgico y la aplicación del móvil. FOTO: pere ferré

Se acabó aquella incertidumbre tan mala de no saber si tu familiar ya ha salido exitoso del quirófano o si, por el contrario, la cosa se ha complicado y la operación se está alargando. El Hospital Santa Tecla de Tarragona ha puesto en marcha un sistema, en forma de pulsera digital, que permite a los acompañantes del paciente saber en todo momento en qué zona del área quirúrgica se encuentra. De esta manera, los familiares, ya sea a través de las pantallas en las salas de espera o por una aplicación móvil, siguen el circuito del enfermo, ahorrándose así preguntar cada diez minutos a la enfermera de turno.

«La idea surge fruto de una situación que ocurre de forma habitual en el hospital. Los familiares de pacientes que entran en quirófano están nerviosos y preocupados, lo que generaba infinidad de preguntas al personal», explica Xavier Oliach, director del Hospital Santa Tecla, quien añade que «decidimos probar esta herramienta online, que da la información básica de dónde se encuentra en cada momento el paciente». Según Oliach, «hay casos en qué en una hora la cosa está lista, pero hay otras intervenciones que solo la reanimación puede durar 12 horas. La espera para los familiares puede volverse eterna. Queremos sacarles de la nube de incertidumbre».

El proceso se pone en marcha cuando un paciente quirúrgico entra en el hospital de la Rambla Vella. El encargado de las admisiones, le da la bienvenido entregándole un documento con un código QR, que servirá para que los familiares puedan descargarse la aplicación móvil. Cuando el enfermo entra en el área de cirugía, un celador le coloca la pulsera, que se acompaña de una correa identificativa. A partir de ese momento, y gracias a unas antenas repartidas en las salas, el sistema detecta en todo momento la ubicación del paciente. La información llega a todas las pantallas de las salas de espera –se visualiza de forma codificada para garantizar el anonimato de los pacientes– y al móvil de los familiares, señalando su situación: en preanestesia, en quirófano, en reanimación o listo para ir a la habitación. «El tiempo en cada zona es variable e indeterminado, lo que genera nervios entre los familiares», añade el director del centro hospitalario.

Notificaciones en el móvil

Se trata de un sistema tan avanzado que permite que los acompañantes, a parte de poder seguir el circuito del paciente a través de las pantallas de las salas de espera, también pueden hacerlo descargándose una aplicación móvil –llamada Gestió Pacients de la Xarxa Sanitària Santa Tecla–. «Esto permite que los familiares puedan esperar en su casa o bien, hacer recados o llevar al hijo al colegio, mientras su ser querido está en quirófano», explica Tahire Garcia, coordinadora de gestión de pacientes y de apoyo administrativo, quien añade que «lo mejor de todo es que no hace falta estar pendiente del teléfono, ya que, cada vez que el paciente cambia de ubicación y pasa de etapa, se recibe una notificación en el móvil».

Por su parte, Oliach manifiesta que «debemos dejar claro que este sistema no es incompatible con la necesidad de los familiares a tener una información asistencial por parte del cirujano. Se trata de una herramienta complementaria», y añade que «evidentemente saldrán los médicos a explicar cómo ha ido todo después de la intervención, como siempre, pero esta pulsera digital conseguirá sacar presión a todos los implicados durante el proceso».

Hasta ahora, los acompañantes esperaban en la habitación y, cada dos por tres, acudían al mostrador para saber cómo iba todo. «Ahora, con esta novedad, esto ya no pasa tanto», añade el director del hospital.

Información exhaustiva

Además, este sistema tiene otra función, que es la de analizar la multitud de datos que ofrece la herramienta. En qué franja del día se opera más rápido o cuándo se tarda en trasladar un paciente desde la habitación hasta los quirófanos, son algunas de las informaciones que la pulsera facilita al hospital. «Nos dará datos muy exhaustivos de todo el proceso quirúrgico, que los utilizaremos para mejorar el servicio», dice Oliach.

Este sistema se ha implantado en otros hospitales catalanes, como es el caso de la Vall d’Hebron o el Clínic de Barcelona. «Los inputs que hemos tenido hasta ahora por parte de los familiares son buenísimos. Nos lo agraden mucho», asegura la coordinadora de gestión de pacientes.

Temas

Comentarios

Lea También